La palta, esa fruta tan poco demandada