La primera vez

Se cumplen 20 años de aquel amor a primera vista; nunca más nos separamos
Santiago Bilinkis
(0)
26 de julio de 2015  

Fuente: LA NACION - Crédito: Nüno

Recuerdo mi primera vez casi como si fuera ayer. Una noche de sábado estaba con un amigo sin mucho que hacer y me hizo la fatídica pregunta: "¿Vos alguna vez lo hiciste?" Yo tenía ya 24 años y, bastante avergonzado, pensé en mentirle. Con un hilo de voz finalmente confesé: "No, nunca lo hice".

Él, que trabajaba en el área de Sistemas, me contó que apenas unos meses antes se habían empezado a vender las primeras conexiones y en la empresa tenían un link de Startel, compañía que por aquellos tiempos tenía el monopolio del servicio en la Argentina y te vendía 64K a un valor absurdo cercano a los 30 mil dólares por mes. Finalmente me dijo: "¡Preparate! Hoy va a ser tu primera vez. Hoy vas a conocer Internet".

Llegamos al centro de cómputos y me invadió una excitación enorme, pero estaba tan tenso que los nervios superaban al entusiasmo. "¿Se dará cuenta ella (la Web) que nunca lo hice antes? Si tardo mucho en escribir un sitio, se va a notar mi inexperiencia… Vamos, cuando la tengas enfrente, ¡pensá rápido en algo y ponelo!", pensé.

Me acerqué a la computadora y me enfrenté por primera vez a un browser. Era un precario programa llamado Chameleon, precursor del Netscape, el Internet Explorer y todos los que usamos actualmente. Casi no había sitios en la Argentina así que para mi primera visita pensé en alguna página de USA y vino a mi cabeza la Universidad de Harvard. Escribí titubeante www.harvard.com. En vez de aparecer el sitio Web que buscaba apareció el de una librería de la zona que compartía el nombre con la casa de estudios. ¡Me había equivocado! Seguro ella ya se había dado cuenta de que yo no sabía lo que estaba haciendo… Igual hice como si no hubiera pasado nada y ahora sí escribí www.harvard.edu. Después busqué el MIT y de ahí me fui a Yahoo.

Transcurría julio de 1995. En estos días se cumplen 20 años de aquella primera experiencia. Pese a que la primera vez no resultó como la soñaba, fue amor a primera vista y ya nunca nos separamos.

Dos décadas después de aquel día, Internet pasó de ser una rareza a ser casi un servicio público, con buena parte de los hogares argentinos (¡y hasta muchos teléfonos celulares!) conectados a velocidades casi 100 veces mayores a aquel primer link, de banda angosta. Pasó de ser una curiosidad nerd a convertirse en nuestra principal fuente de comunicación e información cotidiana.

Una de las maravillas del mundo digital es que resulta sencillo mantener testimonios del pasado. Todo queda grabado en algún lado. Para documentar la evolución de la red, incluyendo sus toscos primeros tiempos llenos de texto y faltos de imágenes, existe un excelente proyecto sin fines de lucro que se llama Internet Archive Wayback Machine. Desde la dirección http://web.archive.org, este sitio es una verdadera máquina del tiempo que permite acceder a versiones casi diarias de la mayoría de las páginas de Internet de la historia y ver cómo fueron cambiando a través de los años. Es una fuente imperdible de joyas.

Allí, los nostalgiosos podemos reencontrarnos con viejos amigos perdidos como la aplicación de noticias Pointcast, recordar cuando creímos que nos íbamos a hacer millonarios sin trabajar con el sitio AllAdvantage o hasta revivir cuando descubrimos la mensajería instantánea y descargamos el ICQ. Y los más jóvenes o quienes descubrieron Internet hace menos tiempo, pueden conocer cómo eran los primeros sitios y tener un pantallazo de la evolución de la red. Los invito a viajar en el tiempo visitando este archivo y, de paso, recordar cómo fue su primera vez.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?