La sutileza y el encanto de la mirada femenina

Se trata de respetar el diseño del interior
(0)
1 de diciembre de 2001  

Hace 34 años que nos dedicamos a la decoración. Además de la tarea en el estudio (La Ventana), participamos en Casa FOA. También en la ambientación de sets de televisión. En lo que hace a las galerías, colaboramos en la puesta a punto de varias de ellas. Uno de los casos que más recordamos fue un trabajo en San Antonio de Areco. Se trataba de una vivienda colonial. La galería miraba hacia el NE, de modo que el sol impactaba de manera oblicua. Estaba iluminada todo el día, pero los rayos solares no la abrumaban. Nuestra misión fue aprovechar al máximo sus posibilidades. La convertimos en un estar permanente. Respetamos el estilo colonial de la casa y lo continuamos en la galería2:31 PM 30/11/2001ofá de hierro de dimensiones importantes, acompañado de numerosos y cómodos almohadones. A poca distancia, colocamos la mesa para almorzar y, en un rincón, un pequeño bar. Una campana puso el toque entre rústico y simpático, mientras que la estratégica distribución de unas enredaderas brindó frescura y mayor protección del sol.

En realidad, el criterio básico fue el de preservar la armonía con el estilo general de la casa. Es un principio que procuramos respetar siempre. Por ejemplo, si trabajamos en el marco de una vivienda francesa, cuidaremos que en la galería haya detalles en blanco y negro, trabajados a modo de damero. Si se trata de un espacio colonial o inglés, habrá que privilegiar los pisos de ladrillo simple o las cenefas de hierro. Lo mismo si es mediterráno, escocés... Todo, desde las columnas hasta los muebles y accesorios, deberá ser compartir ciertos elementos estilísticos.

Es que no sólo cuenta lo que se ve desde la galería hacia afuera. También es importante lo que se ve desde adentro. La idea es que si el living está pintado de un determinado color, por ejemplo, la galería continúe con estas tonalidades.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.