Crónicas femeninas. La tabla