La vida en combi. 4 historias de viajeros que recorren el mundo en su van

Macarena López
(0)
4 de noviembre de 2019  • 15:59

Solos, en pareja, con hijos o mascotas, son muchos los casos de viajeros que dejaron todo para irse a recorrer el mundo en una combi. Historias diferentes, pero un sueño en común: sentir que su casa es el mundo, su ventana, una playa y su hogar, una combi ¿Quiénes son? ¿Cómo viven? ¿ Y cómo se sustentan?

@vivalavidaenkombi: nunca es tarde para cumplir tus sueños

Todo comenzó cuando compraron una combi como él siempre había soñado. Tenían que armarla de cero, pero su mujer no quería viajar. En la Navidad del 2017, Papá Noel le trajo a Sergio un calendario que decía: "Poné fecha y salimos". A partir de ese momento empezaron a soñar con este proyecto y hace nueve meses que recorren América en su combi.

Quiénes son: Sergio (42) y Magui (34), son de San Martín de Los Andes. Se conocieron hace diez años en el hotel donde trabajaban. Sus historias eran parecidas, porque ambos tienen un hijo de un matrimonio anterior y luego llegó Vicky (7), su hija menor que hoy los acompaña en el viaje. Aunque tenían un trabajo permanente, su casa y una vida prácticamente resuelta, buscaban una experiencia familiar y empezaron a armar a "Frida", como Vicky apodó a la combi.

Cómo es el viaje: en enero salieron con el objetivo de llegar a Alaska y volver. "Pero el viaje te va llevando", comenta Sergio, así que cambiaron su destino a Europa, porque los invitaron a ser parte de un proyecto laboral en Italia. Obvio, cruzarán a Frida con ellos.

Desafíos: al principio vivir en combi fue todo un desafío, sobre todo acostumbrarse a lo higiénico y perder pudores, también les preocupaba la adaptación de Vicky al Sistema de Educación a Distancia del Ejército Argentino, pero no hubo inconvenientes. Al miedo de cómo sustentarse, lo resolvieron alquilando su casa, haciendo fotografía y trabajando como voluntarios a cambio de alojamiento y comida a partir de una plataforma mundial.

Durante estos meses, pararon en ciudades donde les encanta "turistear", también en montañas y playas. Disfrutan de cocinar, mirar Netflix y le encontraron un fin social y ambiental al viaje.

En cada lugar, se encontraron con gente que intentó ayudarlos. Una noche en Chile pararon a dormir en una estación de servicio donde estaba prohibido. Al rato, les tocaron la puerta de la combi, "Yo creí que venían a echarnos" -dice Sergio- pero todo lo contrario. Era la dueña del lugar, diciendo que su hija los seguía por redes ( @vivalavidaenkombi). Los dejó parar ahí, llenó el tanque, hizo cambio de aceite e incluso los invitó a dormir en un hotel. "Uno de los motivos por los cuales queríamos hacer este viaje fue mostrarle a Vicky que el mundo está lleno de gente buena", dice Sergio.

"Nuestra frase es 'Nada es imposible', por más que parezca trillada. Hicimos 5.000 km con una camioneta que se caía a pedazos cuando la compramos. Te puede llevar un poco más de tiempo, trabajo y esfuerzo, pero si lo lográs, pasa de ser una frase a convertirse en realidad".

@mandalavan: una experiencia desafiante

Quiénes son: Luz (26) y Rama (27) se conocieron mientras los dos trabajaban en Zara de Buenos Aires, se pusieron de novios y a los cuatro meses empezaron a viajar. Tenían miedo de dejar todo, pero decidieron probar una nueva forma de vida, primero con mochila, luego en van.

Cómo es su viaje: llevan nueve meses en Costa Rica, conociendo los paisajes, la gente, la comida y el dialecto del país. Viajar en combi les permite tener la libertad de quedarse donde quieren sin tener la incomodidad de cargar con una mochila o buscar hostel. "Tenés tu casa, con tus cosas a donde vas y la sensación de estar en tu hogar en medio de un lugar desconocido", explica Luz.

Desafíos: Luz y Rama confiesan que "vivir en una van no es tan fácil. Tardás una hora en hacer lo que en una casa hacés en 10 minutos, aprendés a cocinar arrodillado y a convivir 24/7 en un espacio súper chico - sobretodo los días de lluvia-".

La experiencia hizo cambiar sus prioridades y se dieron cuenta de lo poco que necesitan para vivir. "Antes teníamos un ropero gigante y hoy cada uno tiene un tupper de ropa. Fue un desafío acostumbrarse, pero empezás a ser más agradecido con lo básico", comentan.

Comenzaron el viaje con ahorros que duraron menos de lo pensado y tuvieron que buscar la manera de mantenerse. Rama hacía fotografía por hobby así que empezaron a generar contenido para marcas, hoteles, restaurantes y surffers. "El tema del dinero es una de las cosas que siempre frena a las personas para conseguir sus sueños, pero después te la vas rebuscando. Trabajo hay en todos lados y estando de viaje en Van no necesitas mucho para vivir", explica Luz. (se los puede seguir en @mandalavan)

La aventura continúa en México y luego Europa. Creen que no les gustaría tener hijos de Van, pero quieren ser una familia viajera. Sueñan con comprarse un terreno en Costa Rica, armarse una casa sustentable y tener una base ahí para viajar por el mundo.

@familiasinfronteras: cuatro hijos creciendo por el mundo

Quiénes son: Geraldine (35) y Mariano (41), papás de Yehuda (8) Noam (6) Luba (5) y Maor (2), eran una familia semi-tradicional, pero hace ocho meses comenzaron a viajar en "La Indomable", una integrante más de la familia.

Cómo es su viaje: vivían en provincia de Buenos Aires, él ejercía docencia, ella era payamédica y doula, hasta que comenzaron a preguntarse: "¿qué estilo de vida queremos llevar? ¿Qué educación queremos para los chicos? ¿Cuánto tiempo queremos pasar con ellos?". La respuesta fue un cambio de vida y empezó aventura de ser una familia sin fronteras ( @familiasinfronteras).

Desafíos: siempre supieron que querían viajar con casa a cuestas. "Porque creemos que a los niños hay que darles raíces y alas y estar en la combi, por más desconocido que sea el lugar, es estar en casa", explica Gerald. Para la educación de sus hijos adoptaron un Programa de Educación a Distancia. "Una de las partes más desafiante, es ser la maestra de mis hijos", afirma.

Como ninguno de los dos podía trabajar de su profesión, cuentan con un alquiler que les sirve para los gastos básicos mensuales y unos ahorros porque vendieron todo antes de salir. Además, el viaje destapó sus potenciales y comenzaron con un emprendimiento de venta online, manejo de redes sociales y fotografía.

Estos meses fueron de aprendizaje para todos. "Al principio el motorhome me parecía chico, hoy lo siento grande y cómodo. Ha sido un proceso hermoso - dice Geraldine- De cómo nos costaba estar juntos, a como ahora es muy normal estar con mis hijos todo el día".

@soymanupozzi y @camposlolita: historia de amor

Quiénes son: los dos eran viajeros. Loli viajó a una comunidad en África. Al llegar, puso su mirada en una guitarra pintada con palabras en español. Le dijeron que era de un cantante argentino. Lo buscó en Spotify, le encantó su música. Comenzaron a hablar y luego de seis meses se encontraron en Estados Unidos. Desde allí, empezaron a vivir el sueño de recorrer América juntos, adoptaron a su perro Ecuador, se casaron en Brasil y después de dos años, llegaron al km 0 en el Obelisco.

Manu ( @soymanupozzi) tenía una van que había comprado y armado en California con un toque especial: ¡un piano! Cuando ella llegó, también le sumó su lado femenino y empezaron a viajar juntos rumbo a México. "Una tarde en viaje, empezó a sonar un disco de poesía y música de artistas argentinos. Nos miramos y dijimos ¡tenemos que hacer esto!, explican. El músico, ella escritora, unieron sus vocaciones y así nació el ciclo de poesía y música con el que recorrieron todo América.

Desafíos: "La vida en una combi es maravillosa, aunque no tengas comodidades que parecen obvias: que de la canilla salga agua ilimitada, caminar sin estar agachado y tener la ropa colgada. Además, se logra gran nivel de confianza, porque solo te separás para ir al baño y si nos peleamos, se soluciona rápido porque no podés alejarte mucho", se ríe Loli ( @camposlolita).

Cómo es el viaje: ambos saben que sus vidas son en movimiento. Hace poco tiempo que llegaron a Buenos Aires y seguirán recorriendo con sus shows, pero esta vez sin van. "Para nosotros se cierra un ciclo hermoso y queremos venderla para darle la oportunidad a otros".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.