La vidriera independiente

Este año, el Work in Progress del festival Bafici fue competitivo. Se presentaron 14 proyectos de películas en diferentes instancias de realización. Mala sangre ganó 12.000 dólares para su posproducción
(0)
30 de abril de 2004  

Antes de haber terminado su película hay directores que ya tienen hecho el trailer promocional. No es Hollywood, pero en Buenos Aires también hay que saber vender . Para la sección Work in Progress del Festival Bafici (que desde este año es competitiva), algunos presentaron una especie de cola de su película; otros que todavía no terminaron con la posproducción expusieron las secuencias mejor terminadas, y hasta hubo quienes filmaron diez minutos de muestra aun antes de tener terminado el guión. Como bien denomina la sección del festival, se trata de películas en proceso , y cada uno muestra allí su estado de situación.

Así que en esta sección creada por la revista Haciendo Cine desde la primera edición del festival, se admite todo tipo de promesas. El ganador, lo que recibe, es esencialmente un "voto de confianza". Y para el espectador -crítico, productor, cinéfilo o curioso profesional- , esta sección es una forma de ver lo que se está haciendo. Muchos directores jóvenes que hoy ya están trabajando en segundas y terceras películas pasaron sus primeros proyectos por ahí: Lucrecia Martel ( La ciénaga), Pablo Trapero ( El bonaerense), Ariel Rotter ( Sólo por hoy).

Este año, entre las 14 películas presentadas ganó Mala sangre , un proyecto que todavía están por filmar Pablo Fendrik y Mariano Pariz, y que protagoniza Carlos Roffé. El premio consistió en 12.000 dólares en servicios de posproducción, a cargo de la compañía argentina Cinemagotika. "Es una instancia rara el Work in Progress -explicó a Vía libre Fendrik-. Porque la sección no asume que el espectador natural es gente de producción y miembros de un jurado especializado que sabe ver una película en proceso. Y este año hubo además mucho público en general. Igual estuvo bueno, pero fue raro".

La dinámica de cada función del Work in Progress durante el festival fue la exhibición de unos minutos de película, una exposición del proyecto y un salpicado de preguntas y respuestas, hasta del mismo público. "Nosotros estamos en pleno desarrollo del texto cinematográfico y para presentar aquí filmamos siete minutos de película -agregó-. Así que el premio nos viene bárbaro. Vamos a ver cómo lo aprovechamos."

En verdad, muchos realizadores se candidatearon para esta sección aún antes de saber que era competitiva."Nosotros queríamos simplemente mostrarla porque no vamos a tener plata para lanzarla a lo grande", comentó Daniel Pensa, uno de los directores de Arizona Sur , una comedia de aventuras con Nazareno Casero, Alejandro Awada, Cristina Banegas y Beatriz Thibaudín, que se estrenará a fines de año.

El director de Cama adentro , Jorge Gaggero, ya había participado el año anterior con el documental Vidas en Falcon, que terminará a fines de año . Esta vez se alegró de que Mala sangre ganara la competencia. Es que Cama adentro --una coproducción con España protagonizada por Norma Aleandro- ya tiene casi asegurada su comercialización. "Hay proyectos que necesitan más ayuda. Yo ya tengo asegurada hasta la copia A y pienso estrenar en octubre."

Sergio Belloti, el director de Sudeste , mostró 17 minutos de lo que será La vida por Perón , que está en proceso de edición y se estrenará para el 30° aniversario de la muerte del general, el 1° de julio. Y Sebastián de Caro hizo lo propio con De noche van a tu cuarto , una comedia de ciencia ficción que se viene haciendo a fuego lento y sin ningún apoyo oficial. Con o sin premio, el Work in Progress sigue siendo la mejor vidriera del cine independiente.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.