Aristóteles. La virtud resplandece en las desgracias