Opinión. Las bondades de un metal apreciado por su nobleza