Las buenas maneras ¿se perdieron?

El lanzamiento de un nuevo manual de buenas costumbres nos lleva a repasar algunas de las cuestiones sobre comportamiento en sociedad. Por Alejandro Maglione
(0)
5 de noviembre de 2010  • 13:03
em
em

Confesión

Debo reconocer que el tema del buen trato, la educación, el comportamiento apropiado, y todas estas cuestiones anticuadas, han tenido en mí un fuerte admirador. Claro que los usos y costumbres que se ven cotidianamente, de pronto me hacen ir perdiendo interés en el asunto, porque se llega a un punto en que se vuelve difícil la convivencia con un prójimo desentendido de estas cuestiones.

Aparición

Entonces aparece una mujer como Aixa Gondell, antigua amiga de Fernando Vidal Buzzi, y pone en mis manos un libro que se llama "El Protagonista I. Técnicas de Supervivencia Social". Libro que tiene por objetivo confeso de la autora, y desarrollado por su prologuista, Horacio de Dios: "…es una vacuna, que nos protege del mal tan extendido y contagioso de la des-ubicación."

Un curso completo

Como veremos, Aixa se detiene en los más mínimos detalles, si bien en algunos confieso que no he coincidido con ella. Por ejemplo, dice que "el estilo no se hereda, se adquiere". Y yo pensé: lógico, sino ¿para qué querría alguien un libro que le enseñe a como presentarse a otra persona? Pero a mí me parece que la cosa no es así: el mejor estilo es el heredado.

Si bien, entiendo que la autora apunta a los empresarios o gente de mundo en general, que nadie lo incluyó en el testamento de las buenas maneras, y por lo tanto no tiene de quien heredar el horror al poner los cubiertos "en remo", colgando del plato, mientras se está comiendo. Repito lo que se decía en mi casa: "cuando el cubierto es levantado de la mesa, no vuelve a tocarla nunca más…", por lo tanto el remo, tan frecuente está absolutamente prohibido.

Ascensor

La obra contempla casi todas las situaciones de la vida cotidiana de una persona normal, y me llamó la atención la sugerencia de evitar el típico comportamiento colectivo de quienes suben a un ascensor, de quedarse mirando el piso, y sintiendo cierta incomodidad por el roce y apretuje con gente no siempre conocida. Allí la autora dice que basta con entrar saludando a todo el mundo para que el hielo se rompa de inmediato. No probé usar la técnica, porque temo que mire a unos desconocidos y les pregunte: "¿Qué tal, como les va?". Y la señora, que nunca falta, me responda: "¿a usted que le importa?" ¿Se imagina comenzar el día de esta manera?

Invitación a la casa

Aquí creo que Aixa se ha quedado unos figurines atrasada. Sugiere que la mejor forma de invitar es hacerlo por teléfono. Aixa: en la era del Twitter, el mejor recurso es el e-mail. A tal punto hemos llegado, que este año me han llegado varias participaciones de casamiento escaneadas y adjuntadas a un mail. Las imprentas de lujo listas para quebrar, sospecho.

Después aconseja que el invitado debería responder de inmediato, siempre y cuando la invitación haya sido hecha en el plazo educado de 7 días de anticipación. Equivocada señora Gondell: los invitados de hoy en día, estilan aguardar a ultimísimo momento para poder elegir el mejor programa que le puedan proponer. Responder de inmediato conlleva el riesgo de perder una mejor oportunidad de entretenimiento para el fin de semana o una noche determinada. Cuidado, no digo que esto está bien, digo que es lo que se estila hacer, aunque reconozco que este comportamiento denota una total falta de estilo, sea heredado o adquirido…

Antes de comenzar…Dice en la página 85, tome con ligereza y buen humor cualquier situación que surja, es una forma más de demostrar su capacidad de Anfitrión. Claro, la autora no da ejemplos, así que resulta algo complicado imaginar donde aplicar esta regla. Me pregunto: llega una dama impresionante, pero que padece de aerofagia, y a poco de darle la mano, despide una ventosidad…¿usted que hace? Comenta: "oh, que buena digestión que tiene usted", o pone cara de "aquí no pasó nada" y sigue con el protocolo como lo indica el texto. No es un problema menor.

Tomar la copa

Mire que tema. Gente que se considera a sí misma refinada, como los miembros del matrimonio Uranga Lanús, dicen que a la copa de vino hay que arremeterle al cáliz con los dedos pringosos, aunque queden inmortalizados y expuestos al apoyar la copa en la mesa. La señora Gondell, que los Uranga Lanús deberían leer con atención, dice: "los copones de vino, por su tamaño, se toman por el tallo".

Preste atención, porque algunos creen que esta pose de tomar la copa por el tallo es de los que se la quieren dar de conocedores. Equivocados: es una cuestión de estilo. Anote.

Error

El libro se equivoca cuando habla del plato de pan como si fuera inevitable colocarlo en una mesa. En los manuales más antiguos se recuerda que el plato de pan procede si la mesa está servida con individuales, horrible costumbre norteamericana, en lugar de mantel de hilo. Si hay mantel no va plato de pan. Lo que explica la escobita con palita de plata que uno ve funcionar en los restaurantes de precio.

Se acata pero no se cumple

Es lo que pareciera decir el texto, porque al final de las recomendaciones para un correcto comportamiento en la mesa, resalta: "Hay que saber muy bien las reglas protocolares, para poder romperlas y si es necesario, sea transgresor con Estilo." La traducción sería: sepa que mondar en la mesa, y peor aún, levantarse de la mesa con el escarbadientes asomando indiscretamente de un costado de su boca, no está tan mal si usted sabe que está mal…Interesante…

Otros textos

Pienso que después de leer El Protagonista, si usted ya ha conseguido ganar una posición económica como para sentarse en una mesa ataviado con un traje de Armani, siempre que para usted ataviarse con Armani signifique algo, y siente que le falta un poco de "no pongas los codos en la mesa", o " no comas con la boca abierta", o "no te llenes la boca y comé despacio" y otros varios consejos que se escuchaban en las mesas familiares de la gente educada, si siente esa falta, le decía, lea este texto porque tiene todo para saber el qué, el cómo y el cuándo, para que nadie codee a su compañero o compañera de mesa, señalándolo a usted con un gesto de la cabeza por algún desaguisado que se pueda haber mandado inadvertidamente.

También puede consultar textos antiguos y de paso acercarse a la literatura de los clásicos, que nunca está de más. Algunos ejemplos: Mariano José de Larra en "El castellano viejo" critica las mesas bajas para comer porque a la hora de comer la sopa puede suceder que: "…sube como se sube agua del pozo, hace subir la comida hasta la boca, adonde llega goteando después de una larga travesía…". Y advierte de lo que puede pasar si queda un cocido en medio de la mesa y debe cada comensal servirse por sí mismo: "…cruza por aquí la carne; por allá la verdura; acá los garbanzos; allá el jamón; la gallina por derecha; por medio el tocino: por izquierda los embutidos de Extremadura…".

Conclusión

Aprender maneras nunca está de más, y si el texto clásico del párrafo anterior no lo inspira, no dude en buscar en el capítulo tercero de Historia de la vida del Buscón de Francisco Quevedo, donde expone el comportamiento deplorable del licenciado Cabra, que si hubiera consultado El Protagonista no habría sido inmortalizado por Quevedo como un cabrón.

Miscelánea restauranteur. Que el Director de Industrias Creativas, Enrique Avogadro, me haya invitado a conocer El Puentecito, de paso que visitaba el flamante Centro de Diseño que acaba de inaugurar el gobierno de la CABA, fue todo un acontecimiento. Así pude unir lo más moderno, con este bodegón-restaurant que inicia su tarea de alimentar parroquianos en 1873. El menú es típicamente porteño, variado pero no con menú interminable. Comí papas fritas de aquellas de la infancia, crocantes y doradas, que formaron parte de un buen revuelto Gramajo. Pero hay de todo, y lo más curioso es que no cierra ningún día de la semana y funciona las 24 horas, salvo Navidad y Año Nuevo. Hay que trasladarse hasta Barracas, eso sí, allá por la calle Luján, cerca del Riachuelo. Pero vale la pena. Gracias Enrique el menor.

Miscelánea enológica. Me cruzo con Alfredo Roca en la expo anual que organizan las vinotecas nucleadas en la CAVA, y me amenaza y cumple con hacerme probar su Alfredo Roca Cosecha Tardía Merlot. Y me encantó, si bien las pequeñas botellas que se usan para embotellar este tipo de vinos, siempre me dejan deseando beber un poco más. Además para mi fue novedad que se tratara de un Merlot, y como si fuera poco un corte de la cosecha 2006 con la 2009. El tema pasa porque para que las uvas permanezcan más tiempo sin ser cosechadas se requieren otoños secos, que no siempre se dan.

Miscelánea espumosa. La revista JOY vuelve a organizar sus Sparkling Nights en el Hotel Panamericano, los días 11, 12 y 13 de noviembre próximos, de 18 a 23 horas. Prometen que estarán presentes 30 bodegas, que nos harán degustar 120 etiquetas. Es de esperar que Juan Aznares nos hable de vinos "espumosos" y no "espumantes" como bien corrige Pancho Ibañez a los que confunden la denominación. Al fin y al cabo, Chandon en sus contraetiquetas ya consagró la identificación "vino espumoso", ¡que cunda en ejemplo, caramba!

Mantente al tanto de las actualizaciones de ConexiónBrando.com a través de Twitter. Seguinos en @ConexionBrando

Mirá estas otras notas relacionadas: Merodeo sibarítico por Balcarce, Necochea y San Cayetano | El tenedor: ¿pilar de la civilización Occidental? | Vermús y vinos quinados: todo sobre cómo tomar aperitivos | Cuatro chef que te devuelven el placer por la cocina | 5 restaurantes para probar la mejor comida china; agregá tu favorito | ¿De dónde viene la vieja costumbre de la sobremesa? | "El que sabe de gastronomía y vinos tiene más cultura" | Cómo elegir un aceite de oliva | Donato de Santis: las aventuras de un cocinero trotamundos | A la caza del asado perfecto | Museos con buenos restaurantes | Salí a comer con un vino bajo el brazo

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.