Las cabezas del equipo detrás de Metegol

Detrás de Campanella se armó el grupo de productores y guionistas que puso la maquinaria de Metegol en marcha.
(0)
17 de julio de 2013  • 11:22
Fuente: Brando

Eduardo Sacheri

Coguionista

El cuento de Fontanarrosa en el que se basó Metegol se llama Memorias de un wing derecho [pdf] y tiene menos de dos mil palabras, un poco más de dos carillas. Esa fue la inspiración que Sacheri y Campanella utilizaron para desarrollar el guión de una película animada que terminó costando 20 millones de dólares. La tarea puede sonar compleja, pero el propio Sacheri admite que lo suyo fue fácil en relación al trabajo del resto de la producción. "Fijate que soy el menos enloquecido de todos", señala luego de ser testigo de una jornada de Campanella y el sonidista. Sacheri ya había hecho dupla con Campanella para adaptar una novela suya que terminó siendo la premiada El secreto de sus ojos, y su trabajo en Metegol fue parecido al que hicieron entonces. "El desarrollo del guión fue un proceso similar. La diferencia es que acá tuvimos más libertad", explica.

Juan José Campanella

Director

Tiene un Oscar en su vitrina y va por más. El director más exitoso de la Argentina se tiene fe y quiere repetir la hazaña con Metegol. "Lo que hicimos está al nivel de Pixar o DreamWorks", se entusiasma. Cuando arrancó con esta aventura era un buen director, pero el premio de la Academia le ayudó a conseguir financiamiento y atención para este proyecto. El problema es que ese mismo premio también le llenó la casilla de correo de propuestas de trabajo. Sus últimos tres años fueron una locura, con una agenda que lo tenía saltando de set en set. Vía Skype, revisaba los avances de Metegol al final de un día dirigiendo Law & Order.

El máximo desafío, concede, fue no abrumarse con la abundancia de recursos que le daba la animación. "Podés elegir hasta el color del iris de un personaje, pero si entrás en esa locura no salís mas", dice. ¿Su solución? Trabajar del mismo modo que lo hace cuando utiliza actores. "La técnica tiene que estar al servicio de la historia", explica.

Gastón Gorali

Productor ejecutivo

En la época más compleja de la producción de Metegol, Gorali se derrumbaba por la noche en su cama, pero no pasaba nada. El sueño no llegaba y él lo combatía mirando documentales de la Segunda Guerra Mundial en Netflix. Buscaba conectarse con su historia –sus abuelos son sobrevivientes del Holocausto y su padre nació en un bosque polaco, escondido de los nazis– pero también con su presente. "Necesitaba una épica a la altura de lo que estábamos haciendo", se ríe.

Estudió Economía, pero le gustaba escribir y terminó trabajando en publicidad. Le iba bien, vivía en Chicago y tuvo que renunciar tres veces para que al final le creyesen que sí, se volvía a la Argentina. Acá armó Catmandú, una de las productoras asociadas en Metegol. Un día se cruzó con un cuento de Fontanarrosa, se le ocurrió que ahí podía haber una película animada, le contó la idea a Campanella y el resto es historia. Consultado acerca de su función, Gorali duda. No hace el trabajo típico de un guionista, ni el de un productor. "Lo que sí sé hacer –se entusiasma– es agarrar una idea que no existe y hacer que suceda".

Fuente: Brando

Jorge Estrada Mora

Productor

Es colombiano, productor histórico de Campanella desde JEMPSA, su empresa, y tiene un posgrado de Geofísica en Sismología. O sea que algo sabe de operaciones difíciles. Metegol, sin embargo, resultó de las más trabajosas que le tocó encarar en su larga carrera. "Si cuando nos sentamos por primera vez hubiésemos sabido lo que iba a costar y lo que íbamos a tardar, me parece que nunca habríamos hecho Metegol. ¿No es cierto Juan?", se ríe Estrada Mora mientras busca la complicidad de Campanella. Están ya en el final de los largos cinco años que demoró la producción y Estrada Mora no aprende: ahora va por más. "Ojalá esta película ponga a la Argentina en el exclusivo club de los países que producen animaciones en 3D de calidad", se ilusiona.

Roberto Schroder

Productor ejecutivo

Contador y mano derecha de Jorge Estrada Mora en JEMPSA, Schroder es un hombre de números y su tarea en Metegol fue armar la ingeniería de fondos para producirla. "El desafío fue financiarla y convencer a los posibles inversores de que algo así se podía hacer en la Argentina", dice. ¿Su ilusión? "Que esto sea el inicio de una industria".

Diego Rosner

Productor ejecutivo

Armar el equipo y conseguir los recursos técnicos y financieros para llevar adelante el proyecto: ese fue el trabajo de Rosner en la película. Él mismo es el que pone en números la tarea: recibieron 2000 CVs, entrevistaron a 900 personas y contrataron a más de 400. Planificar las tareas de semejante equipo requirió mucha capacidad de previsión. "Fue como manejar un transatlántico: vos estás en la popa y movés el timón, pero el rumbo se cambia tres meses más tarde. Era una estructura muy grande", explica.

Fuente: Brando
METEGOL: LA FÁBRICA ARGENTINA DE ANIMACIÓN



El nuevo cine argentino es animado

Con Metegol, Campanella aspira a meterse en las grandes ligas del cine en 3D. Cómo y quiénes hicieron la película más cara de Latinoamérica.



El búnker creativo

Sobre la calle Artilleros, en el bajo de Belgrano y a metros del Barrio Chino, funciona la productora donde se hizo Metegol.



Pasos de una escena

La animación en 3D involucra una serie de etapas que se combinan para lograr la imagen final.



http://guia.lanacion.com.ar/cine/pelicula/metegol-pe5299

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.