Claves para invertir en una obra de arte

¿Un autor consagrado o uno en ascenso? Esa es la cuestión...
¿Un autor consagrado o uno en ascenso? Esa es la cuestión... Crédito: Photo by Samuel Zeller on Unsplash
Coleccionar obras puede ser muy redituable, además de un manjar para la vista y el espíritu.
(0)
17 de octubre de 2017  • 18:48

Al contrario de lo que se piensa, cualquiera puede convertirse en un coleccionista de arte y hacer uso de las expresiones artísticas como una forma de inversión a largo plazo. Eso sí, antes de invertir, conviene tener en cuenta algunas cuestiones. Hablamos con las consultoras en arte, Marcela Sanchez Zinny e Isabel Corti Maderna, para saber a qué deberíamos prestarle atención antes de empezar con nuestra colección.

  • Enamorate de la obra. Te tiene que gustar lo que estás comprando. No tiene sentido que inviertas en arte si la obra no te identifica, o más aún, si te genera rechazo, por más cool que sea el artista.
  • Tomá recaudos. En caso de que sea el trabajo de un artista reconocido, cerciorate de su autenticidad, y fijate que esté en buen estado. Dentro de las técnicas tradicionales, la tela siempre es más resistente, mientras que el papel y la fotografía requieren un poco más de cuidados.
  • Elegí a conciencia. Podés optar por una pequeña obra de un artista reconocido o apostar por una más grande de alguien con proyección a futuro. Las dos opciones son válidas. La primera es menos riesgosa, porque los precios se avalan por una trayectoria de mercado, mientras que la segunda implica más riesgo, pero también la posibilidad de hacer una muy buena inversión a largo plazo. Lo importante es tratar de elegir la mejor obra posible, en cualquiera de los casos.
  • Cuidate del marketing. No caigas en la tentación de comprar la obra barata de un pintor reconocido. Es mejor elegir algo en formato pequeño, pero que sea de buena calidad.

Y lo más importante de todo: que la obra te guste
Y lo más importante de todo: que la obra te guste Crédito: Photo by Vincent Tantardini on Unsplash

  • Informate. Las ferias de arte facilitan muchísimo esta tarea, porque en un solo lugar se pueden ver muchísimas obras de un gran número de artistas. Internet también es una fuente inagotable de información, así como los blogs y las revistas de arte on line. Tampoco está de más asesorarse en galerías o casas de remates.
  • Pensá en donde vas a ubicar la obra. Lo mejor es imaginar el lugar y si es posible -en casos de trabajos muy grandes- probarla in situ. Tiene que convivir bien con vos, con el espacio y con el resto de las obras, si las hubiere.

Si te interesó esta nota, puede que también quieras leer: ¿Cómo miro una obra de arte?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.