Las flores se meten en el menú de los porteños