Las parejas, ¿se mimetizan?