Las patadas y los tiros más divertidos del cine de acción

De la mano de Jackie Chan, la cinematografía de la isla llega al mundo entero
De la mano de Jackie Chan, la cinematografía de la isla llega al mundo entero
(0)
31 de agosto de 2001  

Los inminentes estrenos de La marca del dragón y Rush Hour 2 , dos producciones norteamericanas protagonizadas por estrellas asiáticas, permiten preguntarse qué sucedió con los actores y directores del cine oriental que decidieron quedarse en su país natal. Y el videoclub ofrece algunas puntas para comenzar a desentrañar el interrogante. La recurrente aparición en formato de video hogareño de varias de sus últimas producciones, habla a las claras de la excelente salud de la cinematografía de esa isla alguna vez reconocida por su producción de incienso, y por ello mismo llamada "Puerto de las fragancias": Hong Kong.

Los conocedores del cine más físico producido dentro de los márgenes de la ex colonia británica temían, no sin razón, que su traslado a manos de la China continental -a pesar de la actual apertura económica, todavía regida por un fuerte sistema comunista, y por ende muy rígida en cuanto a niveles de censura- terminara definitivamente con el coreografiado vuelo de patadas, balas y sangre que era su marca registrada. Afortunadamente, nada de ello sucedió. Y si bien el cine oriental en general no goza en nuestro país de la merecida atención, es posible, merced a la sucesiva edición en video de varios de sus más importantes títulos, seguirle los pasos a ese particular mundo, muchas veces violento, siempre original y divertido llamado "cine de acción de Hong Kong".

Marca registrada

Del particular entramado de pequeñas productoras dedicadas a un cine de rápida producción y consumo existente en Hong Kong a mediados de los años 80 -y con el auspicio del omnipresente Tsui Hark- surgiría el director que le daría al género la legitimación que hasta ese momento le faltaba: John Woo, uno de los tantos talentos asiáticos ahora instalados en Hollywood, y uno de los pocos que han sabido mantener su imaginación a flor de piel en la meca del cine, siempre tendiente, casi por definición, a la homogeneización de los talentos individuales.

Otros, como la estrella de acción Jet Li -el protagonista de Romeo debe morir y La marca del dragón , que se conocerá en las salas del país a partir del próximo 13 de septiembre- o el comediante Jackie Chan (ver recuadro) suelen alternar trabajos a ambos lados del océano. Pero son muchos los que decidieron quedarse en su país natal. El hiperkinético y ecléctico Johnny To -del que pudieron verse cuatro títulos en el último Festival de Buenos Aires, todos ellos producidos en el término de un año y medio- parece no descansar, y ya ha terminado otras dos películas: una comedia protagonizada por la estrella de la música pop Anita Mui y Full Time Killer , film de acción con Andy Lau, el protagonista de As Tears go By , la primera película del genial Wong Kar-wai.

Por su parte, Benny Chan decidió duplicar el éxito de su Gen X Cops -cuya fórmula de policías casi adolescentes tras los pasos de la mafia japonesa resultó irresistible para la taquilla asiática- con una secuela, Gen Y Cops , en la que hacen triunfal aparición el FBI y un sofisticado armamento de ataque suelto en las calles de Hong Kong.

Títulos como Skyline Cruisers , Goodbye , Mr. Cool , China Strike Force -el film dirigido por Stanley Tong, otro especialista en el cine de acción, que se mantuvo primero en recaudaciones durante varias semanas en Hong Kong- o Golden Fingers poco significan para el espectador no interiorizado en la producción cinematográfica de la pequeña, pero poderosa isla. Para los que sí la siguen de cerca, son apenas algunas de las muchas historias repletas de adrenalina que, con suerte y edición en cajita mediante, podrán verse en un futuro mediato en la Argentina.

El Buster Keaton de Oriente

A los 50 años, Jackie Chan se convirtió en una leyenda del cine que combina humor y acrobacia

Con una filmografía que suma más de sesenta protagónicos y una legión de admiradores sólo comparable a la de Bruce Lee -que inició la fiebre de importación norteamericana de actores chinos con experiencia en las artes marciales hace ya unos treinta años-, al habilidoso y simpático Jackie Chan -en la foto junto al moreno Chris Tucker-, a pesar de estar pronto a cumplir los cincuenta años, le espera un inabarcable futuro de producciones cinematográficas. Al reciente estreno en el mercado asiático de The Accidental Spy se le sumará en breve la secuela de Una pareja explosiva (que se estrenará aquí el 20 de septiembre con su título original, Rush Hour 2 ) y, más adelante, HighBinders , coproducción hablada en inglés en la que el pequeño héroe regresa de la muerte con poderes sobrenaturales.

Sin embargo, el caso de Jackie Chan es paradigmático en más de un sentido. Es bien conocida la fobia de los espectadores norteamericanos a leer subtítulos, por lo que no resulta extraño que prefieran a un Jackie anglohablante -a pesar del fuerte acento asiático- compartiendo cartel con algún actor occidental y viviendo aventuras en tierras más cercanas, así se trate de las calles de San Francisco o del Viejo Oeste. Por desgracia, afirman los seguidores de la estrella -y resulta difícil estar en desacuerdo-, los films rodados en los Estados Unidos carecen de la inteligencia, el humor disparatado y la gracia acrobática de sus pares orientales.

En la Argentina se vienen estrenando regularmente los primeros - Una pareja explosiva , Shanghai Kid -, pero ninguno de los segundos, dictados de mercadeo mediante. Una pena subsanada en parte por la edición en video de sus últimos títulos hongkoneses: Golpe diabólico , Peligro en Hong Kong y la maravillosa ¿Quién es Jackie Chan? , considerada por muchos su obra maestra, un prodigio coreográfico en su conjunto sólo superado por uno de los escapes más espectaculares de la historia del cine.

Imperdibles en video

  • Venganza marcial Dirigida por Gordon Chan y Woo-ping Yuen. Remake del clásico de Bruce Lee, ahora con Jet Li como protagonista.
  • ¿Quién es Jackie Chan? Dirigida por Jackie Chan y Benny Chan. Peleas a puño limpio con el encanto del mejor comediante físico del momento.
  • Contra la corriente Dirigida por Tsui Hark. Una compleja trama de traiciones, en la que Tsui Hark hace gala de toda su inventiva visual.
  • Gen X Cops Dirigida por Benny Chan. Algo así como la versión oriental de The Mod Squad .
  • MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.