Le diagnosticaron cáncer, perdió el pelo y creó una marca de turbantes