Litio, el tesoro de la Puna