Opinión. ¿Llegó la hora de derrocar a Palermo?