Lo que NO tenés que hacer si querés que tu emprendimiento sea exitoso

Verónica Alfie, una de las speakers de la segunda clase de OHLAlÁ Makers
Verónica Alfie, una de las speakers de la segunda clase de OHLAlÁ Makers
Nathalie Jarast
(0)
14 de junio de 2019  • 11:45

"Hay cosas que me hubiera encantado saber cuando empecé, pero nadie me las dijo". Así arrancó Leo Piccioli la segunda clase de la escuela de emprendedorismo OHLALÁ! MAKERS. El licenciado en economía y experto en management disruptivo fue uno de los speakers invitados, junto con Vero Alfie, diseñadora de moda y experta en tendencias; Eribel Cullari, psicóloga, experta en RR.HH. y co-owner de la marca de vinilos decorativos Enamorada del Muro; y Gustavo Teruel (Teru), cocinero y creador de la exitosa cuenta de Instagram @cocinandoconteru. Los cuatro emprendedores conversaron, frente a un auditorio de ochenta mujeres auspiciado por Rebanking y Ser, sobre planificación y gestión de negocios. Relataron sus experiencias y las animaron a lanzarse a emprender, a pesar de las dificultades. "Lo que más me sirvió en mi camino emprendedor fue aprender de los errores propios y que otros me contaran sus equivocaciones", confesó Vero Alfie.

En clase: Planner & Maker

Al inicio de la jornada, las participantes realizaron una actividad de team-building, donde tenían que definir cómo comunicar un producto sorpresa y el precio que le pondrían. La definición del precio fue un tema recurrente que interesó a las asistentes. Leo Piccioli y Vero Alfie explicaron cómo el precio de un producto está más ligado a su valor percibido, que a su costo. Piccioli afirmó: "Me llevó mucho tiempo romper el paradigma de la facultad, pero precio, costo y valor, no tienen nada que ver. Hay que pensar en el precio según el valor diferencial para el cliente. Para eso primero hay que saber quién es el cliente. Marketing y precio van de la mano".

Las emprendedoras le sacaron el jugo a cada segmento de la clase.
Las emprendedoras le sacaron el jugo a cada segmento de la clase.

Además, el economista cuestionó la idea de crecimiento e invitó a las emprendedoras a preguntarse para qué crecer. "Emprender lleva la idea de crecer, pero no es una obligación. Les recomiendo que piensen bien si quieren crecer y que, si la respuesta es sí, lo hagan por las razones correctas", aseguró y agregó: "Estamos en este mundo para algo más grande que ganar plata. Hay que crecer para algo y enfocarse en ese algo". Con este objetivo en mente, destacó la importancia de la planificación tanto para el crecimiento del negocio, como para la preparación frente a los imprevistos.

Otro de los puntos a tener en cuenta fue el timing de los proyectos. Vero Alfie contó su experiencia con la apertura de dos locales que no funcionaron: uno en un shopping y otro en una zona residencial. "A veces no está bueno ser el primero. Hay que lanzar un proyecto cuando ya está instalada la idea en el inconsciente colectivo, para que explote", afirmó y remarcó que estar informadas sobre las últimas tendencias es clave para tener éxito asegurado. Alfie hizo hincapié en la organización para los emprendimientos. Crear un calendario comercial es el primer paso que rige todas las actividades: el plan de producción, la compra de materiales, la evaluación de precios, la ejecución y el lanzamiento.

"Es importante equivocarse, aprender del error y del error de otros. Muchos emprendedores que compiten, no ven que podrían conversar y compartir experiencias para salir mejor". Leo Piccioli

En este sentido, la clase también trabajó sobre la planificación. Eribel destacó que se debe planificar un objetivo y plantear hitos en el medio, que permitan llegar a eso. Y señaló: "Lo importante es siempre tener en claro el sueño o la misión. ¿A dónde quiero llegar con mi emprendimiento? Esa pregunta ordena un montón". La planificación ayuda a distinguir lo importante de lo urgente, e incluso permite encontrar oportunidades relacionadas a nuestro objetivo.

Más de 80 mujeres asistieron al segundo encuentro de OHLALÁ Makers.
Más de 80 mujeres asistieron al segundo encuentro de OHLALÁ Makers.

Por otro lado, el miedo a emprender fue uno de los temas que más resonó entre las asistentes. Los oradores coincidieron en que no hay un momento ideal para lanzarse a emprender. Siempre hay imprevistos, ansiedad y contextos adversos. Sin embargo, remarcaron la importancia de adelantarse a ellos, por ejemplo, separando un 20 por ciento de las ganancias para posibles eventualidades o para un plan alternativo. "Muchas veces se piensa e l plan B como un fracaso, pero está bueno pensarlo desde la misión. Es algo que se puede planificar y gestionar", explicó Eribel.

De las emprendedoras que participaron del evento, gran parte aún mantiene trabajos en relación de dependencia. Al respecto, Teru destacó que sentir la adversidad es fundamental para dar el salto. "Nunca es el momento. Olvídense de la realidad del país. Si no, no saltan más. Más vale ser cabeza de ratón, que cola de león. Esto quiere decir que es mejor ser la cabeza de un emprendimiento, aunque sea chico, que ser la cola de una multinacional en donde las decisiones van a pasar por otro lugar".

Hacia el final de una jornada llena de entusiasmo e información, las asistentes se llevaron tips, consejos y ejercicios para repensar sus emprendimientos. "Es fundamental rodearse de personas que están atravesando lo mismo", concluyó Teru y las alentó a hacer networking, "porque nunca sabés qué te va a servir".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.