Lo que más importa es hacer ejercicio

Daniel Tognella
(0)
22 de diciembre de 2012  

Muchas veces me consultan sobre cuál es la mejor hora para salir a correr o para ir al gimnasio. Mi primera respuesta suele ser que se entrenen cuando puedan, ya que lo importante es que uno haga actividad física. Pero a la hora de aconsejar, me inclino por realizarla por la mañana, antes de empezar con la rutina de todos los días. A la mañana nuestro físico está descansado y, si bien casi siempre va a costar arrancar, esa pereza pasará rápidamente.

El entrenamiento matutino nos prepara de la mejor manera para afrontar el día, será nuestro "despertador diario" y comenzaremos a trabajar o a estudiar con mucha energía. Siempre pongo el ejemplo de que una persona luego de entrenarse a la mañana saldrá de su casa con su "motor encendido y ya calentado", caminará alegremente con una actitud distinta y seguramente muy positiva.

Si nos es difícil entrenarnos al arrancar el día, si nuestra actividad nos permite tomar un recreo al mediodía, hacerlo antes del almuerzo. El entrenamiento del mediodía nos prepara de la mejor manera para terminar la jornada laboral y nos quitará esa "fiaca" que suele aparecer luego de almorzar.

Pero cuando no nos queda otra posibilidad que entrenarnos a la noche o luego de nuestro trabajo, bienvenido sea y adelante. Si bien nuestro físico puede estar más cansado luego de una larga jornada laboral, el entrenamiento, además de todos los beneficios que produce, nos ayudará a despejar nuestra mente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?