Looks de lavandería. Los dueños del lugar posan en las redes con la ropa que nadie recogió