Los 10 principales aprendizajes de una emprendedora

.
.
(0)
20 de enero de 2020  • 12:46

Nos encanta ver las lecciones que aprendieron los grandes líderes del mundo del eprendedorismo en sus años de trabajo. Por eso, hoy convocamos a Andrea R. Miranda , médica, experta en medicina estética, medicina ortomolecular y recuperación capilar. Fue la creadora del primer curso de estética y nutrición en el país y, entre otras cosas, también es la directora médica de la Sociedad Argentina de Estética y Nutrición Integral (SAENI) que capacita a otros médicos y público en general para emprender en estética, brindando herramientas de marketing, comunicación, coaching y liderazgo para que puedan desarrollarse profesionalmente. Esto es lo que ella aprendió en sus años de emprendedora del mundo de la belleza.

Muchas veces, los emprendimientos dentro del mundo de la belleza comienzan como una forma de supervivencia económica, por eso suelen necesitar un empujón para potenciarlos y hacerlos rentables en el largo plazo. Durante nuestra formación académica, los médicos no adquirimos el tipo de herramientas necesarias para desarrollar y gerenciar un negocio de manera exitosa, por eso me tocó bucear en ámbitos ajenos, como el Marketing, la Comunicación y el Coaching Ontológico. En este camino aprendí varias lecciones que pueden aplicarse a diferentes mercados.

1. La autoconfianza y la motivación personal son tu motor

Nunca dependas de otros para que motivarte, si estás segura de lo que hacés y de tu potencial, nada te va a detener hasta la meta. Ser apasionada por tu trabajo y transmitir esa pasión te permitirá dedicarle horas sin vivirlo como un sacrificio, sino como un sueño, un proyecto personal.

2. Identificá tu diferenciaI

Los negocios exitosos tuvieron siempre como base un adecuado estudio de mercado. Una vez que ubiques y analices tus fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas, te podrás conducir por un camino seguro, con la confianza necesaria para emprender y destacarte entre la competencia.

3. El éxito se provoca

El riesgo no existe en ese lugar en el que nos sentimos cómodos y estamos seguros. Abrirnos a las distintas y millones de oportunidades de crecimiento, expansión y éxito es salir de la zona de confort. Las personas exitosas no esperan los cambios, los provocan.

4. Planificá pensando en grande y a largo plazo

Actitud y planificación son la base del negocio: primero proponételo y luego avanzá de acuerdo a una proyección bien estudiada. Seguí tu intuición de manera organizada, así cada paso que des será progresivo, a medida que alcances los objetivos anteriores. Hoy existen herramientas online interesantes para lograr esta organización así que no hay excusas.

5. Sabé diferenciar metas de objetivos

Mientras las metas son amplias y a largo plazo, los objetivos son bien a corto plazo, pragmáticos y concretos, formulan aquello que debe ser alcanzado. Planteá estos objetivos de manera inteligente: ¿Son específicos, medibles, alcanzables, realistas? Programalos en el tiempo y, una vez establecidos, planteá mediante un plan de acción las estrategias para llevarlos a cabo.

6. Tené en cuenta que siempre estás comunicando

La imagen de nuestro negocio somos nosotras y todo lo que hacemos comunica e influye sobre el otro. Trabajar en nuestra marca personal nos permitirá pararnos de otra manera frente a un cliente, un colega o posibles socios. Generar empatía con el otro, aprender a escucharlo y asegurarse que está recibiendo nuestro mensaje correctamente nos permitirá una comunicación efectiva y una negociación exitosa.

7. Tendé redes y abrí el equipo

El networking es clave, los contactos son imprescindibles para crecer y ampliar nuestros horizontes. Por otro lado, está el desafío de aprender a delegar. Además de la confianza en nosotras, debemos tenerla en quienes elegimos como equipo de trabajo. Una buena líder confía, está segura adónde quiere llegar y sabe delegar, no se cree imprescindible ni omnipotente.

8. La capacitación tiene que ser permanente

Seguir aprendiendo es un compromiso, pero también se transforma en una ventaja con la que hacemos la diferencia para que nos vuelvan a elegir. En un mundo en constante transformación, estar actualizados es clave y nos mantiene creativas para seguir innovando en nuestro negocio.

9. ¿El cliente siempre tiene la razón?

Nos enfrentamos a clientes cada vez más exigentes y sobreinformados sobre los productos o servicios que ofrecemos, aunque no siempre tienen información fiable. Al trabajar con personas, tenemos la responsabilidad de atender sus necesidades, pero siempre guiadas por la ética profesional. No generes falsas expectativas, nuestro negocio no se trata solo de vender, sino de impactar positivamente en la vida de las personas. Primero escuchá y luego asesorá de acuerdo a sus posibilidades, necesidades y deseos.

10. El verdadero éxito está en fidelizar

Medir los resultados permanentemente y generar estrategias de fidelización al cliente son las llaves para mantener el éxito de nuestro emprendimiento. Al lograr su satisfacción y superar sus expectativas, seguramente ese cliente vuelva a confiar en nosotras. La mayoría de los clientes insatisfechos no se quejan, pero jamás vuelven. Mientras aquellos muy satisfechos transmiten su satisfacción a tres o menos personas, los insatisfechos lo hacen a nueve o más. ¡No te conviertas en un tema de conversación negativa!

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.