Los errores más comunes a la hora de elegir qué darle de comer a los chicos

Resolver las comidas rápido muchas veces tiene consecuencias en la salud; aquí algunas ideas para empezar a comer mejor
Resolver las comidas rápido muchas veces tiene consecuencias en la salud; aquí algunas ideas para empezar a comer mejor Crédito: Shutterstock
Laura Gambale
(0)
17 de septiembre de 2018  • 17:37

Existen costumbres difíciles de cambiar , como puede ser la leche diaria que se ofrece a los niños y se considera fundamental para su buen crecimiento, o el asado con papas del domingo, excusa para juntarse, brindar, y por supuesto, comer sin apuro. Y no está mal, pero es prioridad que sepamos qué pasa en nuestro organismo cuando ingerimos más de la cuenta, o cuando combinamos alimentos que son de difícil digestión . Porque en líneas generales, lo que no se digiere correctamente, genera acumulación de toxinas y abre la puerta a la enfermedad. Entonces, ¿el hábito cultural se ve amenazado? Puede ser, pero no es tan grave, porque el cambio se puede dar de manera paulatina y de acuerdo con la posibilidad de cada organismo.

En diálogo con distintos especialistas de la salud, explican por qué es necesario evitar los productos ultra procesados y apostar por volver al origen y a lo que tenemos "más a mano", y esto no quiere decir el supermercado de la vuelta, sino que presupone expandir el circuito de compras, incorporar las ferias donde se encuentran alimentos naturales, las dietéticas y naturistas que venden a granel, y entrar en contacto con huertas y emprendimientos locales que venden (y hasta llevan a domicilio) verduras y frutas orgánicas.

Procesados

"Los mejores alimentos siempre son los más simples y naturales, como las frutas, vegetales, semillas, frutos secos, legumbres, que es todo lo que la naturaleza sabiamente nos ofrece", explica Vanina Repun, nutricionista miembro de Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADYND), y a su vez recomienda que de los alimentos utra procesados se "consuman lo menos posible". Todos, en mayor o menor medida, elegimos alguna vez galletitas de paquete, snacks para una picada y compramos golosinas, pero si esa es la norma y no la excepción, el organismo, tarde o temprano, se expresa con malestares, problemas digestivos y enfermedades.

Carne

La carne, ¿es buena o mala? Todo depende de la medida. También vale remarcar que "se puede vivir sin ella y estar bien nutrido, tanto en la adultez como en la niñez", afirma Repun. Al respecto, la Asociación Británica de Dietética (The British Dietetic Association, BDA), publicó en 2011 que "las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas de la vida y tienen muchos beneficios". Desde La Academia de Nutrición y Dietética (American Dietetic Association, ADA) también se considera que "las dietas vegetarianas bien planeadas son apropiadas durante todas las etapas del ciclo vital, incluyendo embarazo, lactancia, infancia, niñez y adolescencia, y para atletas". Repun concluye en que "no hay alimentos imprescindibles sino nutrientes esenciales, casi todos presentes en fuentes vegetales y sobre todo en fuentes naturales".

María Ogando, pediatra con formación Ayurveda y miembro del Centro Ayurveda Mar del Plata, explica que no hay alimentos malos o buenos en sí mismos, sino que "según cada organismo y su capacidad digestiva, existen combinaciones y proporciones de alimentos más indicadas".

Leche

Ogando explica que los lácteos, luego del primer año de vida, tienen un límite diario tolerable de 500 centímetros cúbicos, y aclara que se trata de la indicación que corresponde a la pediatría tradicional. "Si se pasa ese límite no es inocuo, pudiendo generar toxinas que se acumulan en el organismo y dan el primer paso en la evolución de la enfermedad". En el caso de los menores de un año, afirma que "el alimento más saludable se da a través de la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, y luego, complementada con alimentos lo más naturales posibles".

La cena

Un arroz con vegetales es una buena idea para la cena
Un arroz con vegetales es una buena idea para la cena Crédito: Shutterstock

Volviendo con las pautas de alimentación Ayurveda, Alejandra Rodríguez, médica fundadora del centro Ayurveda Mar del Plata recomienda ingerir los alimentos más pesados, como las carnes y yogures, cuando el "fuego digestivo" está en su máximo esplendor, que es al mediodía cuando el sol también lo está. Y por la noche optar "por algo más ligero", como puede ser Kitchadi, uno de los principales platos de la cocina ayurvédica. Se trata de un guiso de arroz yamaní que se prepara con un tercio de cualquier legumbre y distintas verduras condimentadas con semillas de hinojo, coriandro, cúrcuma, una pizca de pimienta y un chorrito de aceite de oliva. "Lo más importante para preparar un plato ayurveda es buscar equilibrio entre los aromas, sabores y colores, porque en Ayurveda se considera que alimento es todo aquello que entra por los sentidos", finaliza.

Combos problemáticos

Entre las combinaciones que estamos culturalmente acostumbrados pero que nos entorpecen el buen funcionamiento del organismo están los lácteos con proteínas (hasta pronto, milanesa napolitana), las frutas ácidas con lácteos (yogures con frutas rojas) y el chocolate con leche (hay que optar por chocolates que tenga más de 60% de cacao). En el caso de la fruta, el mejor momento es la colación, alejado de las comidas para que no entorpezca la digestión, y no de postre como se suele ofrecer.

De acuerdo con la una nueva calificación de alimentos propuestos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud, en el año 2015 la antigua pirámide nutricional dejó de existir. Ahora los grupos se dividen en alimentos naturales y mínimamente procesados, que son los de origen vegetal (verduras, leguminosas, tubérculos, frutas, nueces, semillas) y los de origen animal (pescados, mariscos, carnes de bovino, aves de corral, animales autóctonos, así como huevos, leche, entre otros), sin agregados de azúcar, sal, grasas, edulcorantes o aditivos; los ingredientes culinarios; y los procesados y ultra procesados, que son todos aquellos que alternan la naturaleza original del alimento. Entre los procesados se encuentran las verduras o leguminosas enlatadas, las frutas en almíbar, el pescado conservado en aceite, y algunos tipos de carne y pescado (como el jamón, tocino, pescado ahumado), y el queso con sal agregada. Y entre los ultra procesados, que son los que tienen poco o ningún alimento natural entero y están elaborados con ingredientes industriales (conservantes, estabilizantes, entre otros), se encuentran las sopas y fideos empaquetados "instantáneos", papas fritas, bebidas gaseosas, jugos, galletitas, caramelos, chocolates, fórmulas infantiles, leches para niños pequeños y productos para bebés, barras de "energía", muchos tipos de panes, productos "listos para calentar", entre otros.

Algunas ideas para comer mejor

Entonces, ¡¿qué comemos?! Es más sencillo de lo que parece. "Lo más natural posible y lo menos industrializado que soportemos", acuerdan los especialistas de manera unánime.

La chef Rocío Ilarri (Coquinaria) que fomenta desde sus redes la Campaña Contra la Obesidad Infantil, aporta algunas ideas simples para incorporar hábitos más saludables. "Para el desayuno y la merienda de los chicos, aunque sea una o dos veces por semana, se puede optar por jugo de frutas naturales o licuados (con agua) a cambio de leche o chocolatada. Si se come pan, en lo posible que sea de harina integral y comprado a alguien que lo realice sin conservantes (o bien prepararlo en casa). Las mermeladas que sean caseras, o elegir miel o aceite de coco para equilibrar el uso de manteca y dulce de leche. También se pueden preparar budines o muffins salados de espinaca, zanahoria, y casi cualquier otra verdura".

Para la hora del almuerzo, Ilarri recomienda verduras crudas en ensalada en todos los platos, y si no funciona en seguida, intentar con buñuelos de verdura de distintos colores y sabores. "En mi caso preparo de espinaca o brócoli, previamente cocinados al vapor, con zanahoria rallada, que mezclo con huevo, un poco de queso de rallar y avena para reemplazar la harina. Y los cocino al horno en reemplazo de la fritura clásica. Las tortillas de cualquier verdura también funcionan muy bien entre los gustos de los más chicos".

Entre las propuestas de comida ayurveda, se puede empezar con croquetas de arroz yamaní y zanahoria, pastel de mijo con zucchinis, y aderezos naturales como puede ser mayonesa de arvejas o calabaza. De postre, bombones de ciruelas y semillas de girasol pasadas por coco rallado o por semillas de sésamo pueden despertar nuevas pasiones.

En definitiva, lo que se propone es "hacer el esfuerzo" de incorporar un hábito de consumo cada vez más saludable, ser más consciente de lo que ingerimos y cómo lo hacemos, y quitarnos ese "chip" que tantas veces se activa al llegar al supermercado y cargar el carrito con productos altamente industrializados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.