TENDENCIAS. Los idiomas también se mueren