Los jueces de la cerveza

Cada dos años se elige la mejor cerveza del mundo en alguna ciudad de Estados Unidos y en la última edición, 11 argentinos oficiaron de jueces. ¿Cómo se posicionan nuestros cerveceros en el exterior?
(0)
1 de agosto de 2016  • 19:19

Por Nicolás Harry Salvarrey

Filadelfia, cuna de la independencia de Estados Unidos y hogar de Benjamin Franklin y Rocky Balboa, está transformada. No pasa seguido que una ciudad sea invadida por 13.000 cerveceros de todo el mundo, sus bares desbordados de idiomas y sus calles anegadas de extraños turistas que prefieren, mucho más que sacarse una foto con la Campana de la Libertad, entrar en un pub y probar una nueva variedad de cerveza local. Sucede que cada dos años, distintas ciudades estadounidenses albergan la World Beer Cup (WBC) –la Copa Mundial de la Cerveza– y en 2016 el honor le tocó a la ciudad más importante del estado de Pensilvania. Se trata, como su nombre lo indica, de un certamen en el que se eligen las mejores cervezas del mundo.

En el certamen de este año se juzgaron más de 6.700 muestras inscriptas en 92 categorías que van desde estilos clásicos como la Pilsen hasta cervezas ácidas añejadas en barrica, pasando por las que incluyen hierbas, centeno o chile. Fueron 263 los jueces que calificaron las muestras en hojas de cata, que luego les son enviadas de manera anónima a los fabricantes para que puedan a su vez nutrirse de las opiniones de especialistas y mejorar sus productos. La gran mayoría de los jueces pertenece a países de tradición en la bebida: Estados Unidos, Inglaterra, Bélgica, Alemania. Por fuera de estos, los dos países con más representantes son Brasil, con 13, y Argentina, con sus orgullosos 11 catadores. El número es significativo, especialmente teniendo en cuenta que hasta hace poco encontrar un latino en la WBC era más difícil que ganarle a Alemania en un Mundial.

Toda historia tiene un pionero. “Cuando fui por primera vez en 2008 no había argentinos”, cuenta Leo Ferrari, de Cervecería Antares. “Los jueces eran principalmente estadounidenses, ingleses y alemanes”. Con el correr de las ediciones, nuestro país fue abriéndose camino y demostrando que sus especialistas estaban al nivel de las competencias internacionales. En paralelo al exponencial crecimiento del mercado de la cerveza artesanal local, Argentina fue aportando más y más jueces a la WBC.

ARGENTINOS AL MUNDO

Además de los jueces, en los pasillos del inmenso Centro de Convenciones de Filadelfia es fácil encontrarse con otros compatriotas “dueños de cervecerías, pubs, o simplemente curiosos, perdidos entre ollas y barriles, explicándoles a los grandes del mundo cervecero que el país de Messi no es solo carne, tango y buenos vinos. Se dice, también, que en las fiestas que patrocina la Brewers Association, son los primeros en llegar y los últimos en irse, hablan de sus cervezas como un padre habla de su hijo recién nacido y sonríen frente a una pregunta que se repite: “¿Otro argentino más? ¿Qué está pasando con la cerveza en tu país que son tantos?”.

La cantidad de argentinos involucrados en la WBC no es más que otra muestra del estado de la escena cervecera en el país. “Tener un grupo de jueces acá es un reconocimiento al colectivo. Te pone en el mapa”, dice Ricardo “Semilla” Aftyka, de las cervecerías Juguetes Perdidos y Los Bichos Mandan.

Hoy, Estados Unidos es la meca de la cerveza artesanal. Los productores locales tienen acceso a los mejores insumos y equipos, tienen una comunidad pujante, tienen un alto grado de experimentación y tienen un mercado que no para de crecer. Pero los argentinos no se achican. “En lo que respecta a calidad no estamos tan lejos –dice Hernán Castellani de Cervecería Sir Hopper y el más joven de los jueces–. En Argentina hay cada vez más conocimiento y capacitación, aunque estamos atrasados en la parte tecnológica: todo es hecho por nosotros, construido por alguien que más o menos se da un poquito de maña”. Semilla refuerza la idea: “Cuando estuve hace dos años, las birras que tomaba me parecían inalcanzables para cualquier cervecería argentina. Hoy los jueces tuvimos la misma sensación con las cervezas que probamos: ¿La verdad? No estamos lejos de esto”.

PRESENCIA NACIONAL



El juez con más experiencia en la WBC es Leo Ferrari, fundador de Antares. Su primera vez fue en 2008, hace cinco ediciones. Con el correr de los años se le fueron sumando Martín Boan, Carolina Pérez y Diego Collini (especialistas del Centro de Cata de Cerveza), Ricardo “Semilla” Aftyka (cervecerías Juguetes Perdidos y Los Bichos Mandan), Ricardo Muhape (homebrewer, ex head brewery de Buller), Diego “Van der Saar” Castro (homebrewer de larga tradición), Gabriel Reynoso (La Paloma), Lucas Lico (Grunge), Emilio Ghirardi (La Cruz) y Hernán Castellani (Sir Hopper). Las cervezas artesanales argentinas que participaron de la WBC son Antares, Berlina, Juguetes Perdidos, Los Bichos Mandan y Nihilista. También se presentaron las industriales Patagonia y Quilmes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.