Los manuales solidarios de Harry Potter

Entrevistada por un admirador, J. K. Rowling cuenta sobre los dos libros que escribió para donar sus dividendos en pro de la infancia
(0)
16 de diciembre de 2001  

El 80 por ciento de los $ 3 que los compradores paguen en todo el mundo por dos pequeños libros escritos por la archiexitosa autora de la saga Harry Potter –Quidditch a través de los tiempos y Animales fantásticos y dónde encontrarlos, en nuestro país editados por Emecé– será destinado a fundaciones que ayudan a los niños más desamparados del mundo. El plan es una de las tantas acciones promovidas por Comic Relief, asociación inglesa que recauda fondos para los pueblos más pobres del mundo.

Y como de gente menuda se trata, Rowling, que es particularmente refractaria a la prensa, concedió la entrevista exclusiva para hablar del tema a un cronista como Victor Greenstreet, un niño inglés de 10 años que insistió lo suficiente en conocer a la autora de su historia favorita como para lograr ser su vocero en esta empresa. El diálogo resultó así:

–¿Cómo surgieron los libros?

–Recibí una carta de Richard Curtis, de Comic Relief, preguntándome si podía escribir un cuento para ellos. Y luego astutamente me dijo algo como: "Estoy seguro de que no lo harás; igual nos encantan tus libros, aun cuando no escribas el cuento, pero de todas formas pensé en preguntarte". Una forma muy inteligente de pedirle a alguien que haga algo. Pero yo no necesitaba mucha persuasión porque siempre apoyé a Comic Relief; hacen un trabajo formidable, así que le contesté que sí, pero que yo no era buena para los cuentos, particularmente no para cuentos de Harry, donde tiendo a divagar. Entonces le pregunté qué le parecía si escribía dos de los títulos que aparecen mencionados en las novelas; así es como surgió todo. Y decidí hacer dos porque... sólo porque tenía dos en la cabeza y realmente no podía decidirme entre Animales fantásticos y Quidditch.

–¿Cuánto esperan recaudar?

–Millones y millones. Lo importante es recordar que cada libro que compre un chico hará una diferencia en la vida de otro chico en alguna parte del mundo.

–¿Qué le parece Comic Relief?

–Que hay algo maravilloso en la idea de que la risa sea usada para combatir la verdadera tragedia y la pobreza, y el sufrimiento.

–¿Le llevó mucho tiempo escribir los libros?

–No mucho; los escribí inmediatamente después de terminar el libro 4, así que comparados con el libro 4, que como probablemente sepas, es un libro muy, muy largo, no me llevaron tanto tiempo.

–Uno de ellos tiene material extra escrito en él por Harry.

–Es que Harry y Ron hacen anotaciones, como hace uno con los libros de la escuela. Uno garabatea en ellos; yo siempre escribía los míos por todos lados. Los maestros que lean esto no estarán contentos con que yo lo diga, pero uno lo hace, ¿no es así? Así que ellos sólo han garabateado cosas en los libros y dicen groserías, el nombre de su equipo favorito de Quidditch y cosas así.

–¿Dónde y cuándo se inventó el Quidditch?

–Quidditch comenzó en el siglo XI, en un lugar llamado Queerditch Marsh, que probablemente no encontrarás en los mapas. Pero obviamente eso es porque los magos han hecho que el lugar sea ilocalizable. Originalmente era un juego muy tosco que se jugaba sobre palos de escoba, y en los dos siglos siguientes se agregaron más bolas hasta que se convirtió en el juego que ahora conocemos.

–¿Por qué hay cuatro bolas?

–Se comenzó con sólo una bola: la Quaffle, que es la bola que uno usa para anotar goles. Luego se agregaron las Bludgers para hacer las cosas un poco más interesantes, y por último está la Snitch Dorada. La historia de la Snitch Dorada es tan larga y complicada que tendrán que comprar el libro para conocerla.

–¿El Quidditch es tan popular en todo el mundo como lo es en Inglaterra?

–Es popular casi en todas partes, pero no tanto en el Lejano Oriente, puesto que allí prefieren las alfombras voladoras a los palos de escoba, así que allí es un deporte minoritario. Pero en casi todos los demás lugares es bastante popular. En Estados Unidos tienen su propio juego mágico, pero, una vez más, ¡tendrán que comprar los libros para saberlo!

–¿Cuál es la mejor selección nacional?

–En estos momentos, la de Bulgaria es bastante buena. La de Irlanda, muy buena y la de Perú, sorprendentemente, también.

–¿Qué le gusta del Quidditch?

–Probablemente la violencia.

–¡Espero que no se ponga violenta conmigo!

–Es muy temprano para eso.

–¿Cuántos animales hay en Animales fantásticos y dónde encontrarlos?

–Setenta y cinco, pero eso no incluye las diez especies diferentes de dragones. Así que serían ochenta y cuatro.

–¿Son todos peligrosos?

–No. Van desde los muy insulsos, como los Flobberworms, que están ahí sentados y no hacen nada particularmente interesante, hasta los Quintápodos, que son criaturas muy, muy malignas.

–¿Cuál es el más peligroso?

–Bueno, los dragones, uno no quiere meterse con un dragón, obviamente. Luego hay cosas como la Acromántula, con la que Harry ya se encontró en el libro 2, pero él no sabía qué era. No voy a decir nada más, ¡porque tienen que comprar el libro! Después está el Alethiafold, que es por lo que menos me gustaría ser atacada; creo que es una criatura muy siniestra. Se escurre por debajo de las puertas a la noche y asfixia a sus presas. Para mí ése sería el peor.

¿Cuál es el más venenoso?

–No querrás que te pique un Doxy, que es como un hada que pica, y probablemente sería prudente no dejarse pellizcar tampoco por un Malaclaw Manchado, ¡puesto que le trae muy mala suerte que él lo pellizque!

–¿Cuál es su animal favorito?

–Me encantaría tener un fénix si pudiera elegir.

–¿Por qué?

–Tienen toda clase de propiedades interesantes, que a mí me gustan. También son muy hermosos –no es que yo haya visto uno, son muy tímidos–. Sí, el que más me gustaría sería un fénix.

–Hagrid siempre está tratando de tener animales que son peligrosos. ¿Hay alguno que sea inofensivo?

–Sí, hay unos pocos que son inofensivos, pero Hagrid los consideraría muy insulsos. Para él todo el asunto pasa por dominar algo que podría matarlo. Los Puffskeins son mascotas mágicas populares. Son como grandes bolas de pelo amarillas y esponjosas, que realmente no hacen mucho hasta que tienen hambre y entonces les sale un largo tentáculo que va serpenteando por la casa buscando comida. Una de sus comidas favoritas es el moco. Les gusta meter su tentáculo en la nariz de la gente y chuparle los mocos, lo que los hace muy populares entre los chicos magos.

–¿Podría tener Harry un dragón de mascota?

–No se puede domesticar un dragón por más que Hagrid lo crea. Es sencillamente imposible. Así que no. El es más sensato. El podría tener una mascota diferente en algún momento, pero no diré más por ahora.

–¿La ha conmocionado el éxito de Harry, o siempre sospechó que se haría tan popular?

–Realmente me ha conmocionado. No, no lo sospechaba. Pensé que tendría suerte si lograba publicar. Sabía que había escrito un libro bastante largo para personas de 8 años o más. Esa es la razón por la que los editores me rechazaban, me decían que el primer libro era demasiado largo. ¡No sabían lo que se venía en el libro 4, obviamente! Simplemente yo no pensaba que fuera muy comercial. Me gustaba, por supuesto, y tenía fe como para seguir tratando de que me publicaran, pero decir que esto ha sido una sorpresa es quedarse corto.

–Cuando escribe sobre Harry, ¿se basa en algún chico que usted conoce?

–No, Harry es totalmente imaginario. El surgió de una parte de mí. No se suponía que Ron estuviera basado en nadie, pero cuanto más escribía de Ron más me daba cuenta de que era muy parecido a uno de mis más viejos amigos, un hombre llamado Sean. Hermione está más conscientemente basada en alguien, y esa persona soy yo cuando era más joven. Ella es un poco una exageración de mí, pero de allí es de donde salió.

–¿Qué partes del éxito de Harry Potter ha disfrutado más?

–La primera vez que tuve que hacer una lectura, que fue como a cuatro personas, de hecho acudió muy poca gente a la librería, y el personal se sintió tan mal por mí que vinieron y se quedaron parados por allí y también me escucharon. Yo temblaba tanto que perdía el renglón. Estaba aterrorizada. Pero desde entonces, he descubierto que las lecturas son la experiencia más formidable. Creo que en parte porque escribí los libros en secreto por tanto tiempo. Durante cinco años fui la única persona que los leyó, que sabía todas estas cosas sobre el mundo de Harry y sus amigos, y entonces la experiencia de sentarme delante de esos cientos de personas, y escucharlos reírse, contestar sus preguntas, que todos conozcan a mis personajes..., la novedad aún no ha pasado y decididamente me encanta. La escritura es mi parte favorita... Esa es la parte que más me gusta de todas, pero esto de ser famosa... Una sale y se encuentra con los lectores y ésa es una satisfacción increíble.

–¿Qué partes ha disfrutado menos?

–¡Los periodistas golpeando a mi puerta!

–¿Qué dicen los niños cuando la conocen?

–Los más graciosos son los que no dicen nada y se quedan allí mirándome, y sus madres los pinchan en la espalda y les dicen: "¡Vamos! ¡Dile cuánto te gusta el libro!" Esos me encantan.

–¿Puede decirme algo sobre Harry Potter número 5?

–Bueno, será un objeto de papel con páginas dentro. Harry estará en él. El título es Harry Potter y la orden del Fénix, es todo lo que puedo decir por el momento.

–¿Ha usado Harry alguna vez Internet?

–No. No tiene permitido acercarse a la computadora de Dudley, y Dudley es el único que tiene una computadora. Lo aporrean si se acerca mucho al teclado. Yo la uso mucho, pero Harry no. Los magos realmente no necesitan usar Internet, ellos tienen un medio de saber lo que ocurre en el mundo exterior, que creo es más divertido que Internet. ¿Podría algo ser más divertido que Internet? ¡Sí!

–¿Qué tienen de especial estos dos libros?

–Que los niños harán magia de verdad al comprarlos, tendrán el poder de transformar la vida de otros niños, porque del dinero que uno entregue, más del ochenta por ciento irá a los niños más necesitados en los lugares más pobres del mundo.

Ayudar con gracia

Comic Relief es una organización benéfica iniciada en Gran Bretaña en 1985, cuando un grupo de comediantes donó lo recaudado en sus funciones para un campo de refugiados en Sudán. Desde entonces, viene promoviendo todo tipo de espectáculos cómicos, en shows y programas maratónicos de TV, donde los comediantes y músicos más famosos del mundo, como los Monthy Python, Whoopi Goldberg, Woody Allen, Björk, las Spice Girls y muchos otros, donando el producto de su trabajo han logrado recaudar más de 400 millones de dólares para los desamparados del mundo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.