Coronavirus. Los pandennials y la nueva normalidad