Los restos de anoche: ¡no son sobras, es comida!