srcset

Lifestyle

Lujo simple. Una casa en Mallorca que perteneció a una aristócrata argentina

Lucrecia Álvarez
(0)
8 de septiembre de 2020  

Mucho antes de que se convirtiera en un lugar común, la diseñadora de interiores Mimmi O'Connell acuñó la expresión "lujo simple". Ningún estilo mejor para ambientar esta casa solariega en Mallorca que conserva muros de 300 años de antigüedad.

La estructura original de dos pisos en L con arcadas y galerías cubiertas no se alteró en absoluto.
La estructura original de dos pisos en L con arcadas y galerías cubiertas no se alteró en absoluto. Crédito: Fritz von der Schulenburg / gentileza Mimmi O'Connell

Mimmi O'Connell nació en Turín, creció entre Suiza y Buenos Aires, y estudió en Perugia, París y Londres, donde reside desde hace años. Su crianza cosmopolita y su educación esmerada la pusieron a las puertas de proyectos envidiables, con la elegancia como razón elemental. "Esta es la casa de campo más deliciosa que haya decorado jamás", comparte. Se trata de una casa solariega, que es como se define a la más antigua y noble de una familia. Si bien ese adjetivo proviene de "suelo", no deja de tener una agradable asociación con la claridad que irradian, aquí representada con un bello y austero reloj de sol en la fachada.

A cada lado de la puerta entrada, sillas inglesas del período de la Regencia (1811-1820) acompañadas por unas varas decorativas de inconfundible inspiración O'Connell.
A cada lado de la puerta entrada, sillas inglesas del período de la Regencia (1811-1820) acompañadas por unas varas decorativas de inconfundible inspiración O'Connell. Crédito: Fritz von der Schulenburg / gentileza Mimmi O'Connell

Esta casa, que durante décadas le perteneció a la aristócrata argentina Ana Inés Cárcano y Morra, Lady Astor luego de su casamiento, conserva gran parte de sus paredes de piedra originales, así como sus pisos de fresca cerámica mallorquina.

Renovada elegancia

En la renovación se volvieron a blanquear los interiores y, en ese marco radiante, O'Connell creó una ambientación sofisticada pero sumamente vivible, en la que se luce la mezcla. Porque, en cualquier terreno, jamás se construye una historia sin abrevar en las más variadas fuentes hasta crear una identidad propia.

Otro clásico de Mimmi, las mesas con tapizado capitoné. Los óleos sobre madera a cada lado de la chimenea son mallorquinos, del siglo XVIII. La lámpara de pie en el rincón reproduce un modelo de Giacometti.
Otro clásico de Mimmi, las mesas con tapizado capitoné. Los óleos sobre madera a cada lado de la chimenea son mallorquinos, del siglo XVIII. La lámpara de pie en el rincón reproduce un modelo de Giacometti. Crédito: Fritz von der Schulenburg / gentileza Mimmi O'Connell

Respetar la historia del lugar, sí; crear una escenografía, no. Este living, por caso, es una interpretación sofisticada del estilo campestre, en la que cabe también el bagaje cultural de sus dueños
Mimmi O'Connell

En la cocina, alzada revestida con una composición de azulejos traídos de Delft. Una vez más, azul y blanco. Cuando no se come en alguna de las galerías, se usa este espacio, aun para cenas formales.
En la cocina, alzada revestida con una composición de azulejos traídos de Delft. Una vez más, azul y blanco. Cuando no se come en alguna de las galerías, se usa este espacio, aun para cenas formales. Crédito: Fritz von der Schulenburg / gentileza Mimmi O'Connell

"Me gustan las cocinas cálidas, máxime en un hogar en medio de la naturaleza. En ellas se experimenta el ejercicio de la preparación como una sucesión cotidiana de placeres y encuentros".

En una demostración del eclecticismo al que adhiere la decoradora y al que adscriben los dueños, a modo de comedor diario junto a la cocina se colocó un juego de comedor con mesa lustrada y sillas inglesas de roble y cuero de principios del siglo XIX. Deliciosa convivencia con los fuegos y las fuentes de cerámica mallorquinas.

Para comer al aire libre, comedor en la galería.
Para comer al aire libre, comedor en la galería. Crédito: Fritz von der Schulenburg / gentileza Mimmi O'Connell

Amante de los proyectos que exigen interpretar un estilo de vida, O'Connell se dejó guiar por el carácter rural de la construcción: "Decorar una casa de campo impone más límites. Existe una mayor conciencia de la tradición nacional y del marco natural".

Para el descanso, la armonía de lo prolijo

Junto a la cama victoriana, mesa de luz de la misma época. La espectacular alfombra de lana blanca fue tejida a mano en Cerdeña. Todas las lámparas tienen diseño de Giacometti.
Junto a la cama victoriana, mesa de luz de la misma época. La espectacular alfombra de lana blanca fue tejida a mano en Cerdeña. Todas las lámparas tienen diseño de Giacometti. Crédito: Fritz von der Schulenburg / gentileza Mimmi O'Connell

"Busco la armonía que surge de la prolijidad. La sofisticación en un entorno de campo bien puede resumirse en lo que hace al confort urbano en esta fórmula: pilas de almohadas y sábanas blancas, impecablemente planchadas".

Sobre las camas de mimbre, colchas galesas.
Sobre las camas de mimbre, colchas galesas. Crédito: Fritz von der Schulenburg / gentileza Mimmi O'Connell

"En los cuartos de huéspedes, siempre pongo dos camas dobles. Aunque no quede mucho espacio libre, ¡es tanto más cómodo!".

Un tesoro en el jardín

Otro sector de la galería, con living y margaritas.
Otro sector de la galería, con living y margaritas. Crédito: Fritz von der Schulenburg / gentileza Mimmi O'Connell

"Amo la combinación del azul y el blanco. Jamás falla en transmitir la sensación de lujo simple"

El jardín fue trazado por Cecil Beaton (1904-1980), célebre fotógrafo de sociedad y moda que tenía una faceta menos conocida como paisajista, pero todavía hoy se puede admirar en Reddish House, su propia casa de campo en el condado de Wiltshire.
El jardín fue trazado por Cecil Beaton (1904-1980), célebre fotógrafo de sociedad y moda que tenía una faceta menos conocida como paisajista, pero todavía hoy se puede admirar en Reddish House, su propia casa de campo en el condado de Wiltshire. Crédito: Fritz von der Schulenburg / gentileza Mimmi O'Connell

Colaboró con Ana Inés Cárcano en el diseño del jardín nada menos que Cecil Beaton, "el retratista del siglo XX"

En un paisajismo fabuloso, Cecil Beaton creó para su amiga hasta un gran campo de pampa grass que le recordara a su país. Por supuesto, este tesoro fue respetado por completo: se siguen mezclando los lilas, grises y fucsias de lavandas, cinerarias y geranios en un arreglo meditado, pero de apariencia silvestre. Como quien no quiere la cosa. La raíz de toda elegancia.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.