Madre soltera pero no sola

Cande Palacios
(0)
20 de mayo de 2015  • 00:00

Por María Eugenia Munaretto

Ya pasaron ocho meses desde que, con una mezcla de miedo y nervios, le dije a mi mamá "Lo voy a tener". Me abrazó, se puso más nerviosa que yo, se largó a llorar, fuimos al encuentro de mi papa, "Lo va a tener", le dijo. Se emocionaron. Me abrazaron. Y así comenzó mi embarazo.

¿El papá del bebé? Seis años "juntos". Cuatro de novia (incluyendo dos de convivencia) y los últimos dos años yendo y viniendo. Escapada romántica veraniega que termino en embarazo. Desconcierto. Dudas. Miedos. Peleas.

Vivir un embarazo soltera es difícil. No hay muchos grupos de apoyo (o yo no los encontré), por lo que me refugié en cuanto curso pude para conectar con mi cuerpo y con el bebe de la mejor forma posible (yoga y natación para embarazadas, escritura, meditación, alfarería…).

A los muchos cambios físicos y emocionales que conlleva un embarazo, en mi caso se sumó un regreso al país después de 6 años de vivir en el exterior, con todo lo que eso implica a nivel social y económico. Volver a "hacerme amiga de mis amigas", a compartir espacios cotidianos con la familia, cambiar de trabajo. Por suerte tuve un entorno incondicional (familia, amigas y conocidos) que hicieron hasta lo imposible por ayudarme a levantarme y a atravesar los nueve meses lo más entera posible (y a disfrutar, ¿por qué no?).

No voy a mentir. Repito: fue difícil. Tuve semanas donde hasta levantarse de la cama cada día me costaba un mundo. Momentos en los cuales el llanto y la angustia me invadían por completo. Desconsoladamente. Me acuerdo que un día mi mama me dijo "te veo con los ojos tristes". Y por supuesto los iba a tener tristes. No lograba entender lo que había pasado, cómo mi vida había cambiado tan rápido, de una forma maravillosa pero a la vez dolorosa.

Como imagino le pasa a toda mujer, el embarazo me atravesó por completo, física y mentalmente. Pronto me di cuenta de que "no sabía nada": ¿cuáles son los cuidados que una tiene que tener durante el embarazo? ¿cómo se puede hacer para ayudar al bebe a crecer lo mas sano posible? ¿cuáles son los cambios que experimenta el cuerpo durante esos nueve meses? ¿qué tipo de parto quiero? Y así muchas preguntas más.

Encontré en el embarazo la necesidad y la excusa para explorar un mundo fascinante. Empecé a leer los típicos libros de maternidad, algunos más alternativos e incluso otros que abordaban el tema de manera antropológica. Creo que al vivir un embarazo soltera, la necesidad de buscar espacios de encuentro con otras embarazadas o de leer sobre el tema fue un poco más fuerte que en general (no quería tampoco volverme monotemática con la gente que no estaba en el mismo proceso).

De a poco fui aceptando los cambios en mi vida que se iban haciendo tangibles en mi cuerpo. En el sexto mes me salió la panza (sí, un poco tarde!). En cuestión de 15 días pasé de una pancita tímida a una panza enorme. Los movimientos del bebe se fueron haciendo mas fuertes y frecuentes. Aún dentro de la panza, el bebé empezaba a tener una presencia afuera. Y yo de a poco empecé a sentirme mejor, más fuerte, más entera.

Comprendí la importancia de la decisión que había tomado. Tener un hijo soltera es una decisión fuerte y valiente, que en silencio grita: "Vivir vale la pena". Me empecé a sentir orgullosa por lo que estaba pasando, y me relajé.

Santi llego a este mundo la madrugada del 19 de marzo (un día antes de mi cumpleaños numero 31!) rodeado de amor, en un parto mucho más rápido de lo que había imaginado (5 horas desde que rompí bolsa hasta que salió!) y mucho más lindo (al parto me acompaño mi mamá / su abuela!). Las primeras semanas con él no fueron fáciles pero -ahora que pasaron- tampoco tan difíciles. De nuevo, el apoyo de familiares y amigos estuvo siempre allí para cuidar-nos y mimar-nos. Porque ahora somos dos.

En las primeras semanas con Santi me di cuenta de que, si durante el embarazo pensaba "Quiero que esto se termine para poder seguir con mi vida", no iba a existir tal cosa. Esta era mi vida ahora, comenzaba una nueva etapa.

Agradezco muchísimo estar rodeada de gente que me hizo dar cuenta de que lo que me estaba pasando es un regalo de la vida. Suena cliché, pero cada día que lo veo a Santi moverse como loco dando pataditas al aire, disfrutando de un baño, o poniendo cara de aburrido cuando está por dormirse me doy cuenta de que es así. De a poco lo voy descubriendo, conociendo, entendiendo sus llantos, sus silencios, sus miradas. Y amándolo mas.

Mi humilde consejo para las futuras madres solteras es que vayan paso a paso. Que sepan que, de una manera u otra, va a estar todo bien. Que confíen en su criterio. Que se mantengan fuertes. Que se mantengan dignas. Que se hagan respetar, a sí mismas, a su embarazo, a su futuro bebé. Que sepan buscar y pedir ayuda, y dejarse ayudar por aquellos que las quieren bien. Que sepan que tienen adentro algo muy precioso, que vale la pena cuidar. Que busquen actividades de distensión, de disfrute. Y que tengan paciencia. Con el tiempo, todo se va encaminando de nuevo.

Me espera (¡nos espera!) un año lleno de cambios positivos y emocionantes. De mucho aprendizaje y crecimiento (en el caso de Santi literal. En un mes creció 7cm, ¡qué envidia!). Y una vida que día a día se vuelve más divertida, más completa, más vida.

María Eugenia Munaretto

POR QUÉ ELEGIMOS ESTA HISTORIA CON PANZA

Al igual que María Eugenia, hay muchas mujeres que tienen que vivir su embarazo de formas que no son las que pensaron. Pero nos impresionó la importancia que tiene un entorno contenedor para poder salir a flote en circunstancias difíciles. Y además, nos pareció importante destacar la actitud de María Eugenia, ese orgullo que sintió por lo que estaba haciendo, que la hizo pensar "Vivir vale la pena" . Ojalá les sirva a aquellas que son madres solteras o tienen otros inconvenientes duros durante su embarazo. ¡Muchas gracias y sigan mandando sus testimonios a historiasconpanza@gmail.com !

Este viernes habrá un posteo extraordinario sobre el parto respetado o humanizado. ¡Las espero a todas para poder charlar del tema!

¿Hay alguna otra madre soltera por ahí? ¿Cómo vivieron su embarazo? ¿Se sintieron acompañadas por otras personas?

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.