Bariloche, sin turistas por el hantavirus. Maleficio en el bosque