Manipuladores emocionales: cómo reconocerlos para evitar su estrategia

Atenti con esas personas que te envuelven y terminás haciendo siempre lo que ellas quieren.
“Son personas narcisistas, egocéntricas, especuladoras, que te envuelven...”.
“Son personas narcisistas, egocéntricas, especuladoras, que te envuelven...”. Crédito: Latinstock
Atenti con esas personas que te envuelven y terminás haciendo siempre lo que ellas quieren.
Patricia Faur
(0)
3 de enero de 2017  • 00:20

Definir la manipulación en la pareja no es tarea fácil. En principio, porque todos recurrimos a veces a alguna estrategia sutil para lograr que el otro cambie una conducta o haga algo que deseamos. Pero ¿eso nos hace manipuladores? No. Una cosa es desplegar una estrategia y otra muy diferente es SER un manipulador.

La manipulación como estrategia no busca dañar al otro, pero es una manera solapada de manejar a los demás. No es directa, utiliza el elogio, la adulación, incluso el engaño o la mentira, sin que el otro lo perciba.

Una negociación, en cambio, es más directa. Son acuerdos que se discuten y en los que cada parte cede algo de lo que necesita para obtener lo que quiere. En la negociación las personas están dispuestas a perder algo. En la manipulación no.

Cuando se vuelve un problema

Lo primero es intentar detectar si tu pareja se sirve de la manipulación o es un manipulador. Los verdaderos manipuladores utilizan siempre la comunicación de una manera opaca. Nunca son claros y esa ambigüedad les sirve para no hacerse responsables de nada y, en cambio, culpar a los demás por sus faltas. Además, logran confundir, paralizar, hacer actuar a su antojo. Se sirven para ello de la ironía, la burla, el sarcasmo y la comunicación no verbal. Es que, de alguna manera, se sienten superiores y descalifican al entorno de manera sutil. Su discurso es moralizador y suelen decir cosas que no se condicen con sus acciones.

La vida al lado de una persona manipuladora puede ser devastadora. No habrá manera de entender lo que le pasa, lo que quiere. Siembran la sospecha, manejan el rumor, mienten, desmienten, o niegan lo que acaban de decir.

Cuando hacés un reclamo, logran envolverte y te hacen sentir responsable. Si se trata de una mentira, serás culpable porque lo hizo para protegerte o para llamarte la atención. Conclusión: serás vos quien termine pidiendo disculpas.

Si te agredió con algo que dijo, te dirá que era un chiste, que no tenés sentido del humor y estás viendo enemigos por todas partes. Si se apropió de cosas tuyas –como dinero, propiedades, negocios o amistades–, terminarás por aceptar que fuiste vos quien se las entregó.

Algunas señales pueden hacerte darte cuenta de que estás siendo víctima de manipulación, pero una es fundamental: cuando la presencia del otro te pone en alerta. El diagnóstico lo hacés con tu propio cuerpo: te duele el estómago, te angustiás, elevás tu nivel de ansiedad.

¿Cómo desmarcarte?

Luego de reconocer estas señales, acá van algunas sugerencias para llevar a la práctica:

  • No reacciones impulsivamente. No dejes que te saque de tu eje porque serás acusada de “loca” o “susceptible”.
  • Si no sabés qué contestar o qué hacer, no hagas nada. Decí que lo vas a pensar. El manipulador no quiere que pienses, quiere que actúes.
  • No des mucha información, hablá poco. No muestres tu vulnerabilidad.
  • No te justifiques cuando digas “no”.
  • Si te dice algo que no es claro, si el mensaje es difuso, no lo respondas. No tenés por qué ser traductora, intérprete o lectora de señales.
  • No cedas a provocaciones; tu falta de reacción es su fracaso.

Por último, si intuís que la persona que tenés al lado no solamente tiene prácticas manipuladoras como estrategia aislada, sino que es una persona netamente manipuladora, nunca está de más buscar la ayuda de un profesional adecuado, que se dedique a estos temas y pueda entender la situación y así ayudarte. •

¿Estuviste en una situación de éstas? ¿Conocés a alguien así? ¿Cómo lo resolverías? También: Tinder, Happn y otras redes, ¿ayudan o juegan en contra a la hora de buscar pareja? y El dinero en la pareja: "Le dibujo mis gastos"

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.