Más onda con menos plata: look Sarah Key