Más que una foto

Teresa Elizalde
(0)
21 de mayo de 2015  • 16:14

Supongo que nunca hubiéramos conocido la obra de Rupi Kaur, una poeta y artista paquistaní que vive en Toronto, si la censura no hubiese estado de su lado. Hace un tiempo, inició un proyecto junto con su hermana Prabh en el que mostraba, a través de un ensayo fotográfico, diversas escenas de la menstruación. El trabajo se tituló "Period". Rupi subió una de esas fotos a Instagram, pero enseguida la red social la quitó. La volvió a subir, pero pasó lo mismo. La respuesta de la artista, a través de Facebook, fue rápida, contundente y toda una declaración de sus principios: "Gracias, Instagram, por proporcionarme la respuesta precisa que mi trabajo fue creado para criticar. Eliminaste mi imagen dos veces, declarando que viola las reglas de la comunidad. No me disculparé por no alimentar el ego y el orgullo de una sociedad misógina que quiere ver mi cuerpo en ropa interior pero se incomoda por una pequeña mancha cuando tus páginas están llenas de innumerables fotos en las que las mujeres son cosificadas, pornificadas y tratadas como menos que humanas. (...) Porque las categorías de violación y de pornografía están bien, la cosificación y la sexualización están bien, las personas masturbándose viendo mujeres desnudas cuando son menores de edad, el bondage, la tortura, la humillación, el abuso está bien, pero esto les incomoda. Ese es el objetivo de este trabajo. Hacerte sentir tan incómodo como deberías sentirte cuando ves que otras personas son objeto de abusos y cosificación. (...) Sangro cada mes para ayudar a que la humanidad sea posible. Una fuente de vida para nuestra especie. Ya sea que decida crear vida o no. (...) Pero la mayoría de las personas, sociedades y comunidades desprecian este proceso natural. (...) Nosotras menstruamos y lo ven como algo sucio. Una molestia. Como si este proceso fuera menos natural que el respirar. Como si no fuera un puente entre este universo y el último. Como si este proceso no fuera equivalente al amor. Al trabajo de parto. A la vida. Sin egoísmo y maravillosamente hermoso".

Es cierto, en Instagram todo es lindo y estético. Y la menstruación, si se quiere, no coincide con estos dos adjetivos. Todo lo contrario. Es un tema tabú que se prefiere tapar, ocultar, retener, y se la considera privada, poco publicable y poco publicitaria. Cuando, justamente, ese momento que se considera sucio y desagradable es un tiempo de limpieza interna, de eliminar y volver a empezar.

Lo que tiene de bueno Internet es que se puede decir lo que se piensa, mostrar lo que se hace, con total libertad e impunidad. Sin censura. Sin embargo, algo tan simple y cotidiano que nos sucede a las mujeres durante casi la mitad de nuestra vida es sinónimo de violación a las reglas de la comunidad. Insólito. Reglas de la comunidad y reglas de la naturaleza. Después de la revolución que se generó en apoyo a Rupi Kaur, Instagram restituyó la foto. Y la artista celebró el gesto con un texto que termina con una frase más que sugerente: "Somos una fuerza a tener en cuenta".

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.