Mascarones al frente

El Boliche de los Imagineros, en un conventillo de La Boca
(0)
24 de marzo de 2000  

Las imágenes de diversos personajes urbanos conforman el mascarón de proa de una suerte de barco encallado. La nave parece flotar sobre un mar de recuerdos de los tiempos de la inmigración. El ingenio de Omar Gasparini logró imprimir ese aire portuario a su restaurante: el Boliche de los Imagineros. Un viejo conventillo de La Boca, construido en chapa y madera, con algunas mesas que invitan a probar platos que saben a cocina de la abuela. "Se trata de un proyecto estético, donde la cocina es un elemento tan importante como la ambientación", dice Gasparini, creador de esas criaturas realizadas a partir de desechos industriales, que pueblan el lugar.

Las características originales del edificio -de fines del siglo pasado- se preservaron para mantener así la identidad; en poco tiempo más estará habilitado también el patio original del conventillo. Sin embargo, el altillo permanece sin cambios. "Continúa habitado por el espíritu del gordo Soriano", se enorgullece Omar, mientras recuerda al fallecido escritor, con quien compartían confesiones de vino y madrugada.

Omar Gasparini, hombre, de apariencia calma y discurso apasionado, forma parte del grupo teatral Catalinas desde hace 16 años, como actor y muralista. El padre de los personajes que dan la bienvenida en la sede de los teatreros, y también del elenco de mascarones que visten la esquina de Paseo Colón y Almirante Brown, piensa a "su boliche" como una continuación de ese sueño creativo.

De hecho, antes o después de los ensayos el restaurante funciona como un refugio para la banda de teatristas y sus amigos. De ahí que en ese espacio abierto a "las emociones de la gente" no faltan los sonidos del folklore, el tango o el jazz durante las noches de los viernes y sábados. Además de los shows en vivo, realizarán encuentros plásticos y literarios para amenizar las veladas gastronómicas, en las que se pueden pedir platos como jamón crudo español con ensalada verde y vinagreta francesa ($ 6); bombas de espinaca y jamón crudo (6); escalopines de lomo a la crema de mostaza (8,50); medallón de salmón rosado flambeado al coñac a la pimienta verde (12). Picadas de 6 platitos (6) y de 10 (9).

"La gente viene acá para quedarse", afirman los habitués. En ese clima mágico, es posible esperar el plato elegido mientras se saborea una amable porción de berenjenas en escabeche, gentileza de la casa. Un gesto tan hospitalario como la copita que convidan antes del café. Se trata de la eterna botella de grapa, pero inmersa en un balde de hielo decorado con pimpollos de rosa que conservan intacto su color gracias al frío. "Siempre intento hacer algo creativo con lo que tengo a mano", señala Gasparín. Una verdad que se refleja en cada detalle que marca la personalidad del Boliche de los Imagineros.

Boliche de los Imagineros, Del Valle Iberlucea 1158; 4303-5838.

Estacionamiento. Vigilancia.

De martes a sábados, por la noche. Dom., mediodía y noche.

Talleres de "cocinología"

Víctor Ego Ducrot es un escritor y periodista que durante años aprovechó sus viajes como enviado especial para descubrir los secretos culinarios de los destinos que le tocó conocer. Autor del libro Los sabores de la patria , abrirá en abril la Primera Escuela de Cocinología. Al neologismo lo explica así: "Se trata de la disciplina que reflexiona sobre el comer, el beber y el cocina como gestos de una cultura determinada".

Los talleres que se dictarán en la sede estarán a cargo de diversos personajes. Así, el poeta Jorge Boccanera revelará los detalles del eterno idilio entre quienes escriben en verso y los bares. Nuevas aplicaciones de viejos ingredientes de la cocina argentina, dictado por el cocinero de La Porcherie, Joaquín Alberdi, y el mismo Ducrot y la Historia de los postres por el pastelero Hugo Sosa son otras de las propuestas, que relacionan los secretos del buen comer con la historia y el arte. Ya está abierta la inscripción (4 clases, de 2 horas, una vez por semana, $ 100). Para reservas e informes es preciso llamar al 4866-5823/4862-6469.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.