Máxima. El colorido entierro de la princesa Cristina, la tía del Rey

La princesa Beatriz, Máxima, Guillermo Alejandro (con barba, como se ve a la derecha) de Holanda, el príncipe Constantin y la princesa Laurentien, desolados.
La princesa Beatriz, Máxima, Guillermo Alejandro (con barba, como se ve a la derecha) de Holanda, el príncipe Constantin y la princesa Laurentien, desolados. Fuente: HOLA - Crédito: Gettyimages
(0)
26 de agosto de 2019  • 18:39

La familia real de Holanda despidió el jueves 16 a la princesa Cristina (72), que murió a causa de un cáncer de huesos. Para despedirla, los Orange cumplieron con todo lo que pidió la tía de Guillermo Alejandro antes de morir: nadie vistió de negro, llevaron flores en la solapa y sus restos fueron cremados, en lugar de enterrados en la cripta real de la Nueva Iglesia de Delf, tal como dicta la tradición. Así, se convirtió en la primera royal holandesa cuyos restos fueron cremados.

Pidió que nadie vistiera de luto, que llevaran flores en la solapa, que hubiera girasoles en el velorio y que sus restos fueran cremados
Pidió que nadie vistiera de luto, que llevaran flores en la solapa, que hubiera girasoles en el velorio y que sus restos fueran cremados Fuente: HOLA - Crédito: Gettyimages

El retrato de la princesa Cristina que precedió la entrada al edificio de la Cúpula Fagel, donde la velaron
El retrato de la princesa Cristina que precedió la entrada al edificio de la Cúpula Fagel, donde la velaron Fuente: HOLA

Tras una semana de velorio, su cuerpo fue trasladado desde el edificio Koepel van Fagel, en los terrenos del Palacio de Noordeinde, en La Haya -decorado con girasoles, sus flores favoritas-, hasta una pequeña estancia sobre las Cocheras Reales, lejos del palacio principal. Además del Rey, dijeron presente la reina Máxima; los hijos de Cristina, Bernardo, Juliana y Nicolás; las princesas Beatriz, Irene y Margarita, y Mabel, viuda del príncipe Friso, con sus herederos, Luana y Zaria.

El salón, con su imponente cúpula, data de 1707 y allí se luce el arte de Matthew Terwesten y de Gaspar Pedro Verbruggen.
El salón, con su imponente cúpula, data de 1707 y allí se luce el arte de Matthew Terwesten y de Gaspar Pedro Verbruggen. Fuente: HOLA - Crédito: Gettyimages

Para la cremación, que fue a la tarde, varios galardonados en el certamen de música que lleva su nombre tocaron piezas musicales elegidas por la propia Cristina, que estudió canto en el conservatorio de Montreal, grabó un disco (The Me Nobody Knows) y trabajó en varias fundaciones holandesas dedicadas a la musicoterapia.

A pesar de que esta fue la despedida oficial de la hermana de la princesa Beatriz, en las próximas semanas se celebraría una segunda, para amigos, en Porto Ercole, Italia, donde vacacionaba. Se estima que tendrá un espíritu jovial, por deseo de Cristina, que se destacaba por su discreción y alegría. "Llevar una vida normal es lo que me gusta y lo que siempre quise", confesó en una de las pocas entrevistas concedidas en los últimos años, que transcurrieron para ella en Nueva York, donde se instaló para estar cerca de sus hijos, tras separarse del cubano Jorge Guillermo.

La tapa de ¡Hola! de esta semana.
La tapa de ¡Hola! de esta semana. Fuente: HOLA

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.