Medio Oriente y Occidente en el nuevo Naranja

Aldo Cura, arquitecto y restaurateur, prepara clásicos árabes de la cocina de familia
Aldo Cura, arquitecto y restaurateur, prepara clásicos árabes de la cocina de familia
(0)
27 de enero de 2002  

Como el sushi, el meze puede ser un divertido comienzo entre las entradas de los restós actuales e informales de este barrio gastronómico, que pese a la crisis no parece detener su crecimiento. En el nuevo restó-café Naranja, abierto hace poco más de un mes, Aldo Cura, arquitecto y por tercera vez restaurateur, bautizó entremés oriental a un conjuntito de especialidades de su repertorio ancestral sirio, que calculado para dos personas ($ 18) puede ser entrada o appetizer y mejor aun con una copita de anís turco bien seco con hielo. Aldo prepara personalmente estos clásicos de la cocina de familia, y su cocinero Leonardo Navarro está aprendiendo cada vez mejor. Para el kebbe crudo amasan pacientemente la carne picada muy fina con trigo burgol también muy fino, que no es lo más común; el cocido lo rellenan con verduritas, equilibrado y sabroso. El puré de garbanzos y el de berenjenas llevan muy bien dosificada la pasta de sésamo. El segundo luce el exquisito sabor ahumado sine qua non de la especialidad. El taboule también es especial, de trigo muy fino, vegetales crocantes picaditos y hierbabuena –la menta árabe–, y las empanadas –fija– de ricotta se caracterizan por su liviandad. No hay sabores fuertes ni picantes, una cocina de familia gourmande que puede intensificarse a gusto y encuentra en laban –el típico yogur cremoso árabe– su aderezo perfecto.

No hay abuso del color naranja, que identifica el frente y alguna pared de la entrada y el patio, en el restó diseñado y hecho a nuevo por Cura y su socia arquitecta Andrea Neme; la amplia vidriera deja ver el restó casi hasta el fondo, donde está la cocina a la vista y un comedorcito semiprivado para reservar.

De allí para adelante hay otros espacios y un bar, todos abiertos al patio. Mesas negras con bandas de mantel en naranja, son los mismos colores que visten las mozas, de pulcro look y con vinchas que les sostienen el pelo. Aldo y Andrea reciben y suelen tomar comandas y servir; el ambiente es amistoso y no privativamente joven. Un suave tono medioriental tiene el lomo a la tártara –frío– cortado en tiritas y macerado con especias más alcaparras y chauchas (7), o la pasta con broccoli y salsa de berenjenas con tahine (6,50), y las mollejas salteadas con puré de berenjenas y sésamo (8).

En otro estilo se puede optar por la terrina de salmón (6), el salmón rosado grillé, la pechuga glaseada con naranja (9) y los langostinos con salsa de almendras al curry (13). Para el final, no perderse el baclava casero (5). La carta de vinos es corta, variada y sensata, con algunos por copa (3-5).

Para guardar

Nombre: Naranja Restó Café

Dirección: Humboldt 2071, Palermo

Teléfono: 4772-1181

Horario: mediodía y noche, cierra el domingo

Especialidad: cocina árabe y mediterránea

Capacidad: 50 cubiertos

Tarjetas: American Express y Visa

Otros: vigilancia

Ambiente: * * *

Atención: * * *

Cocina: * * *

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.