Mesa para uno: gastronomía exclusiva para los solteros

Pedidos online de frutas y verduras orgánicas, viandas gourmet sin conservantes o vino premium al vacío copan las heladeras de los jóvenes
Natalí Ini
(0)
22 de octubre de 2016  

Florencia Hernández, de 30 años, prepara salmón al vacío a baño maría en su casa
Florencia Hernández, de 30 años, prepara salmón al vacío a baño maría en su casa Crédito: Santiago Cichero / AFV

Verduras pudriéndose en la heladera o botellas de buenos vinos a la mitad eran, o solían ser, postales repetidas en los hogares de solteros. Sin embargo, algo está cambiando de un tiempo a esta parte: estamos en una era en la que el disfrute y la cocina casera han pasado a ser prioridad en la vida de muchos jóvenes que, a su vez, valoran la practicidad. Así, hacer pedidos online de frutas y verduras orgánicas, tener un par de viandas gourmet sin conservantes en el freezer o tomar vino premium al vacío ya es moneda corriente para muchos de ellos.

Florencia Hernández, de 30 años, trabaja full time en una empresa de jubilaciones privadas. Cuando llega a casa después de una sesión de Reiki o de sus caminatas por el Hipódromo de San Isidro, no tiene ganas de ponerse a cocinar algo elaborado: “Cuando llego quiero comer algo rico y saludable sin tener que hacer un despelote en la cocina”, admite. Por eso compra cada 15 días unas viandas congeladas, siempre tiene alguna bandejita de pechuga con vegetales en el freezer que pone en el microondas o un salmón al vacío que con 4 minutos a baño maría queda como recién sacado de la plancha.

Michelle Miller, en su libro The Underwriting, acuñó para jóvenes como Florencia el término muppie como la fusión entre los millenials y los yuppies: tienen entre 25 y 35 años, importantes carreras profesionales, entrenan un par de veces a la semana, se preocupan por comer sano y se manejan con total soltura en las redes sociales. Atrás quedaron los psicofármacos que consumían los yuppies en los 80. Ahora los jugos de fruta y verdura orgánica parece ser la poción para curar todo malestar. Muchos de ellos deben adherir a lo que plantea Michael Pollan, periodista estadounidense, acerca de la nociva obsesión de la industria alimenticia por hacerle creer al consumidor que no tiene tiempo de cocinar y que la comida en sobrecitos vino a salvarles la existencia.

“Me importa mucho que la verdura sea orgánica. Empecé comprando un bolsón de 8 kg. Me pasaba todo el fin de semana cocinando para hacerme un stock para congelar. Pero por trabajo tengo que viajar dos veces al mes, no me daban los tiempos y lo que quedaba fresco se me pudría”, cuenta Melisa Aguilar de 32 años, economista que trabaja en una ONG. Cuando se enteró de los minibolsones de 4 o 5 kg sintió que era un producto diseñado para ella, que vive sola y disfruta de la comida casera. Melisa hace Bikram Yoga dos veces por semana: “Llego a las 21:30 a casa y me armo una ensalada con lo que haya venido esa semana en el bolsón”.

Huerta en Puerta es un emprendimiento familiar de frutas y verduras orgánicas y otros alimentos agroecológicos. A partir de comentarios de amigos solteros y de los mismos clientes, Daniela y Javier Mariotti, creadores de Huerta en Puerta, se dieron cuenta de que no todo el mundo tenía el tiempo o la capacidad para cocinar la cantidad de productos que había en los bolsones de 10 kg. “Si bien nuestros principales clientes son familias, había un grupo que nos estaba pidiendo una versión más reducida porque no llegaban a consumir esa cantidad ellos solos, desde que lanzamos esta opción el boca en boca creció mucho”, dice Daniela Mariotti y agrega que aquellos que viven solos terminaban desperdiciando casi la mitad del bolsón.

Las PyMes o emprendedores independientes son los que vieron la oportunidad de hacer crecer su negocio atendiendo a las necesidades no satisfechas específicas de este segmento de la población. “Esta generación creció inmersa en la macro tendencia del Health & Wellness. Por lo que, para ellos, alimentarse bien no es un esfuerzo sino un modo de vida”, dice Ariadna Carulli, especialista en tendencias de consumo y fundadora de la consultora LaDupla&Co. Pero también destaca que es una población a la que le interesa la practicidad. “Buscan ahorrar tiempo y esfuerzo, pero no lo van a hacer si esto pone en riesgo la calidad de alimentación y es justo ahí donde estas nuevas propuestas ganan relevancia para este consumidor”.

“A medida que me fui informando sobre los productos congelados, me preocupé porque no tuvieran agregados químicos”, completa Florencia Hernández. Este público exigente fue también captado por Qüem Tienda de Fríos, un mercado de comida congelada. Una tendencia bastante expandida en Europa y que a la Argentina llegó hace dos años con locales en Nuñez, Olivos, Nordelta y Martínez. “Tenemos una gran variedad de platos listos al vacío o en bandejas para microondas que indican las calorías que contienen” cuenta Martín Grosbard, fundador de la marca. El proceso de congelado mantiene las propiedades originales del alimento desde su cosecha o cocción sin necesidad de conservantes. En las góndolas heladas de Qüem se pueden ver desde pechuga con vegetales, risotto o salmón con ratatouille hasta productos más elaborados como un locro. También venden verduras ya cortadas y listas para consumir. Se usa la cantidad necesaria y en menos de 10 minutos es posible tener un salteado, un relleno de tarta o de fajitas.

Carulli explica que la idea de que el proceso de industrialización y la practicidad afectaron negativamente los modos de alimentación es algo extendido entre las distintas generaciones: “Lo específico de los jóvenes de entre 25 y 35 años es que tienen el recuerdo idealizado de la cocina casera de la abuela, buscan retomarla y adecuarla al paradigma de alimentación vigente y a los modos de vida actual”. Eso lleva por ejemplo a que Freezalo, otra marca de comida hecha congelada, ofrezca algunos platos de comida judía como los que suelen comerse en las reuniones familiares.

Bebidas también

“Desde que vivo solo acumulo fondos de botellas de muy buenos vinos y me da una tristeza tremenda tener que tirarlos”, dice Augusto Ferraris de 28 años, que trabaja en una petrolera y hace un tiempo hizo un curso de cata de vinos. “Mi paladar se volvió bastante exigente y si bien ceno mucho afuera de casa me gusta saber que puedo tomarme una copa cuando llego de trabajar”.

Las bodegas saben que hay bebedores por copa en los restaurantes y en los hogares y por eso crearon las Bag in Box. Se trata de una caja de cartón corrugado que en su interior contiene una bolsa plástica que almacena al vacío y evita la oxidación del vino. La bolsa se contrae a medida que se consume, sin permitir que entre aire y, de esta manera, el vino tiene una vida útil mayor a los 40 días, mientras que una botella abierta no dura en buenas condiciones más de dos días. Este packaging innovador está diseñado para que entre en la puerta de las heladeras de los hogares. Algunas marcas que lanzaron este producto de calidad en nuevo envase son: Las Perdices, Casarena, CarinaE, Chakana.

“El vino Bag in Box es una excelente opción para solteros por varias razones: una caja contiene cuatro botellas y su precio equivale a tres, porque una vez abierta no hay que consumirla inmediatamente, dura de 3 a 4 semanas”, dice Martín Pérez Cambet, Gerente Comercial de Casarena Bodega y Viñedos.

La Bag in box de Las Perdices (Malbec y Chardonnay) fue pensada para restaurantes donde se comercializa el vino por copas, “pero nos dimos cuenta de que para el solitario no hay mejor contenedor que se ajuste a su necesidad”, dice Fernando Losilla, enólogo de la empresa.

El modo de concebir la alimentación de los muppies tuvo una adaptación inmediata en los pequeños emprendimientos. “Si pensamos en términos de volumen de ventas, los hogares donde viven familias compran más cantidad, por lo que en muchos casos se desestimó a los jóvenes solteros y recién hoy se los ve adecuando sus productos a este target”, resume Ariadna Carulli.

Para el gourmet solitario

Huerta en puerta

www.huertaenpuerta.com

bolsón grande $300

minibolsón $160

Bag in box / Vinos en caja

Bag in Box Las Perdices Malbec y Chardonnay en vinotecas $489

Bag in Box Casarena

Malbec y Chardonnay en vinotecas $320

Qüem Tienda de Fríos

Tarta $57

Salmón al vacío cocido con guarnición $155

Bandejitas $65

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.