Michelle Obama contó cómo fueron las dos veces que rompió el protocolo real

En sus memorias, relata los episodios por los que fue criticada por la prensa
En sus memorias, relata los episodios por los que fue criticada por la prensa Crédito: Shutterstock
(0)
16 de noviembre de 2018  • 18:01

Michelle Obama lanzo un libro con sus memorias llamado "Becoming" y en dicha publicación detalló, entre muchas otras cosas, las dos veces que rompió el protocolo real cuando se juntó con la Reina Isabel.

El primer contacto

Según relata el portal de Businessinsider, sucedió en una reunión durante 2009. Era una recepción para los líderes del G20 en el Palacio de Buckingham, y tanto Obama como la Reina tenían zapatos con taco. Las dos, al estar paradas durante horas, se quejaron entre ellas del dolor de pies y ahí sucedió.

"Olvidé que a veces lleva una corona de diamantes y que había volado a Londres en un avión presidencial; éramos dos mujeres cansadas oprimidas por nuestros zapatos", sostiene Obama y agrega: "Luego hice lo instintivo para mí cada vez que me siento conectado a una nueva persona, que es expresar mis sentimientos al exterior. Puse una mano cariñosamente sobre su hombro".

Las cámaras no perdieron la oportunidad y las imágenes fueron publicadas en diarios y portales del mundo entero y ella sostiene y admite que se usó ese "error" presidencial como parte de una campaña en su contra.

"Traté de no dejar que las críticas me sacudieran. Si no hubiera hecho lo correcto en el Palacio de Buckingham, al menos habría hecho lo humano. Me atrevería a decir que la Reina también estuvo de acuerdo con eso, porque cuando la toqué, solo se acercó, apoyando una mano enguantada sobre la parte baja de mi espalda", finalizó.

El segundo "error "

Fue en abril del 2016, los Obamas viajaron al Reino Unido para una última visita de estado con la Reina ya que terminaba el mandato del expresidente.

La idea fue viajar en helicóptero desde la residencia del embajador de los Estados Unidos en Londres hasta el Castillo de Windsor para reunirse con la Reina y el Príncipe Felipe. Era un importante viaje porque, además, los Obama por primera vez fueron en un auto no conducido por el Servicio Secreto y sin agentes, así que todo estaba, según relata Michelle, fríamente calculado.

El príncipe Philip iba a manejar, Michelle estaría sentada en el asiento delantero acompañándolo y la Reina y Barack en la parte atrás. Pero todo cambió cuando, al final, la reina le pidió con un gesto con su mano, que la acompañara durante el viaje en la parte de atrás.

"Me quedé inmóvil, tratando de recordar si alguien me había preparado para este escenario, si era más educado acompañarla o insistir para que Barack tomara su asiento adecuado a su lado", detalla Michelle.

"La Reina inmediatamente captó mi vacilación y me preguntó: '¿Te dieron alguna regla sobre esto? Eso es basura. Siéntate donde quieras´", finaliza.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.