Milán 2009: ¿Se extingue la creatividad italiana?