Milena Busquets : "Escribí el libro para mi madre"

Crédito: Gentileza Prensa
Antes de llegar a Buenos Aires, la escritora española nos cuenta cómo trabajó sus emociones para crear el best seller También esto pasará .
Cecilia Tedin
(0)
10 de abril de 2016  • 00:00

Las solapas y las contratapas de los libros de Milena Busquets nos cuentan que nació en Barcelona en 1972, que estudió en el Liceo Francés y que se recibió de arqueóloga. Dicen que es madre de dos hijos, que trabajó como editora, que tuvo su propio sello editorial –RqR– y, además, que es periodista y traductora. Pero, aunque no lo dicen, muchos saben que Milena es hija de la célebre editora y escritora Esther Tusquets, fundadora de la Editorial Lumen. Fue la muerte de Esther, lo que impulsó a Milena a escribir el boom editorial También esto pasará –publicada en 2015 en España y traducida en más de veinte países–.

Mientras se prepara para venir a Buenos Aires a presentar su obra en la Feria del Libro, Milena Busquets charla con nosotras vía Skype desde su casa de Barcelona y nos cuenta que, a pesar de haber publicado su primera novela –Hoy he conocido a alguien– en 2008, recién con También esto pasará se animó a escribir "en serio". "Pienso que no fue casualidad que fuera tras la muerte de mi madre. Creo que su figura era una sombra muy grande".

¿Sentías la mirada de tu madre como una mirada exigente y crítica o era una mirada de apoyo a tu escritura?

La verdad es que en esto –y en todo– era la típica madre: por un lado, era muy crítica, y por el otro, muy generosa. Recuerdo que cuando le mostré, con mucho miedo, mi primera novela, me dijo: "Es publicable, pero necesitas escribir más". Escribí durante un tiempo un blog de moda (milenabusquets.blogspot.com), que ella seguía y le gustaba mucho, y un día me dijo: "Ya tienes una voz; para un escritor, lo más difícil es tener una voz. Ahora ponte a hablar de cosas más serias y más difíciles". Era la típica madre que por un lado te adora y por el otro te dice cosas muy críticas.

¿Cómo fue que te decidiste a transformar la historia del duelo en una novela?

Hacía un año que había muerto mi madre, había terminado varios proyectos laborales, y un día me encontré sola y consciente, por primera vez, de que estaba sola. Me senté frente a la computadora y escribí el primer capítulo muy rápido, sin pensarlo demasiado. Seguí avanzando y cuando tenía ya unas páginas escritas tuve la suerte de encontrarme con un agente al que se las mostré y le gustaron. Luego vino el resto. Pero no era un proyecto. Cuando murió mi madre, si me hubieses preguntado, te hubiese dicho que era lo último sobre lo que iba a escribir.

Hablar de un duelo implica bordear una línea que puede llevar hacia lo melancólico y sentimental. ¿Cómo trabajaste el libro para no caer en eso?

La novela es la historia de un gran amor, y un ejercicio de recuperación, de recuerdo y de homenaje, pero lo que me pareció que funcionaba bien era el contrapunto del diálogo con la madre, por un lado, y por el otro, contar cómo esta persona que está herida y que ha perdido una parte importantísima de su vida intenta salir y reconstruirse a través de los hombres, de los hijos y de la amistad.

Blanca, la protagonista, dice en un momento: "Cada uno de nosotros tiene un tema principal, un hilo conductor, una música de fondo que lo acompaña siempre, inalterable, silenciada a veces, pero persistente e inevitable". ¿Cuál sería tu hilo conductor, tu música de fondo?

Creo que es la alegría, el optimismo. Incluso cuando me suceden cosas difíciles yo tengo la suerte de tener un fondo de alegría, pienso que todo va a ir mejor. Creo que eso es lo que hace que esta novela no sea solo sobre el duelo, sino que sea también una celebración de la vida, de la maternidad, el sexo y las cosas que nos hacen salir adelante.

¿Qué creés que fue lo que hizo que la obra tuviera tanta repercusión en tantos países y entre un público diverso de mujeres y hombres de distintas edades?

Tanto hombres como mujeres me dijeron que se identificaron con esa cosa tan ambivalente que tienen las relaciones entre madres e hijos, entre el amor absoluto y, al mismo tiempo, la exigencia máxima. Pero también creo que lo que funciona en la novela es que muestra el equilibrio entre lo más gozoso de la vida –la amistad, el sexo, el amor, disfrutar de una copa de vino, un baño de mar– y el costado más duro, como la muerte o la pérdida de gente a la que queremos. La vida tiene ese equilibrio entre tragedia y comedia: en un momento muy triste o muy duro puede haber algo simple que haga que la vida vuelva a valer la pena.

¿Quiénes son tus referentes literarios?, ¿a qué autores admirás?

Admiro y leo mucho a los clásicos. También leí mucho a autores franceses; entre ellos, Marcel Proust es quien siento que más me influenció, pero también admiro a Flaubert, Maupassant, Oscar Wilde, Colette, Françoise Sagan, Javier Marías, Juan Marsé, entre otros.

¿Qué estás leyendo ahora?

Estoy leyendo a la autora italiana Elena Ferrante, y también releyendo una versión de Cartas a Milena, de Kafka. Por ella me pusieron el nombre que tengo. Viajo mucho por presentaciones de mi libro, así que aprovecho para leer. En el último viaje leí a Eduardo Mendoza.

En un párrafo de tu primer libro dice: "¿Acaso es la frivolidad un defecto? Tal vez lo sea la superficialidad, pero la frivolidad no, más bien me parece un signo de inteligencia y de buena educación". Tus personajes transitan mundos que pueden ser tildados de superficiales. ¿Cómo abordás este tema?

La superficialidad es quedarse solamente con las apariencias. Yo, en cambio, creo en la frivolidad como una forma de la alegría o incluso de la buena educación. Oscar Wilde, por ejemplo, era muy frívolo, pero no era superficial. Truman Capote, otro de los autores que más me gustan, no era superficial. Andy Warhol tampoco. Hay gente que intenta ser siempre muy profunda y muy dramática, pero creo que la vida ya de por sí se pone muy dramática, entonces soy partidaria de lo contrario, de intentar aligerar.

La peli, por Burman

Desde el principio hubo mucho interés en comprar los derechos de También esto pasará para convertirla en película. Busquets recibió propuestas de Francia, de Inglaterra y de Argentina, pero fue el proyecto del director argentino Daniel Burman –que trabajará en equipo con la directora Lucrecia Martel– el que más la atrajo. "Cuando conocí a Daniel y a su equipo, enseguida me pareció que tenían que ser ellos. Era el proyecto más interesante, y además Argentina es muy cercana para mí: a mi madre le encantaba Buenos Aires, mi mejor amiga es de Argentina. No había visto sus películas, los elegí sobre todo por intuición. Lucrecia Martel ya está trabajando en el guión y la idea es filmar en Cadaqués a fin de 2016 o principios de 2017, aunque aún no están definidos los actores. No voy a colaborar en la escritura del guión, pero sí ayudaré en lo que pueda; Daniel quiere que me meta y opine". En la presentación del proyecto a la prensa, Burman –que ya cosechó premios a nivel internacional con películas como El abrazo partido o Derecho de familia y que estrenó este año El rey del Once– adelantó que lo que lo atrajo fue esa mirada diferente que propone la obra, en la cual el amor no correspondido de la protagonista es su madre, y que lo que le interesa es explorar ese vínculo femenino particular de amor y odio que relaciona a las madres con sus hijas.

Sus dos libros

Crédito: Gentileza Prensa

Hoy he conocido a alguien (Bruguera, $215): Ginebra es una estilista de moda que tiene 27 años y es amante empedernida de la estética y los viajes. Esta protagonista de la historia vive como una chica malcriada en Barcelona junto con su mejor amiga. Hasta que un día se enamora perdidamente de Norman, un arquitecto inglés, que está casado y tiene hijos. Así, Ginebra empieza a asomarse al mundo del amor y del deseo, con todas las posibilidades y limitaciones que estos universos proponen.

También esto pasará (Anagrama, $220): Para aliviar el dolor que siente por la muerte de su madre, Blanca –una mujer rica y liberal de unos 40 años, con dos hijos– decide ir a pasar el verano a Cadaqués, un pueblito junto al mar en donde veraneaba en su infancia. Con la presencia de sus dos ex parejas, sus dos amigas y su amante del momento, recorrerá la historia compartida con su madre y se entregará a la búsqueda del sexo, el deseo y el amor como paliativo para el dolor y la pena.

¿dÓNDE VERLA?

El 26 de abril, a las 20.30, va a dar una entrevista pública en la Feria del Libro de Buenos Aires.

¿Qué te inspiró esta autora? ¿En qué te identificás con sus respuestas? Leé más sobre ella en nuestro Club de lectura: Terapias que recetan libros y la entrevista que le hicimos a otra autora española María Dueñas: "A cada uno le llega su momento"

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.