Minihábitos. 3 claves para mejorar tu alimentación.

Crédito: Pixabay
Gisela Carpineta
(0)
24 de junio de 2019  • 10:43

AFLOJÁ CON LA SAL

Para reemplazarla, podés utilizar condimentos como pimienta blanca o negra, ajo, mix de hierbas o especias como la mostaza.

Evitá los condimentos industrializados como calditos o polvos para hacer fondos. Tratá de hacerlos siempre caseros y de esa forma vas a ser vos quien controle realmente cuánto sodio le estás poniendo a tu comida.

Para potenciar el sabor natural de los alimentos sin necesidad de agregar sal, optá por esas técnicas de cocción que aportan mayor sabor, como los salteados o braseados.

¿CÓMO TOMAR MÁS AGUA?

  • Botella en mano: hacé el ejercicio de tener siempre una botella sobre el escritorio o en la mochila. Lo ideal es comenzar con una de 750 ml y después pasar a una de un litro. De esta manera vas a poder cuantificar cuánta agua tomaste a lo largo del día.
  • Mejor fría: si te cuesta tomar agua, probá tomándola fría. Es probable que a temperatura ambiente sientas que tiene menos gusto.
  • Optá por la soda: la gasificación no hace mal. Y entre no tomar nada y tomar soda, la segunda opción es mejor.
  • Saborizadas: incorporá rodajas de limón, durazno, pomelo o naranja. También podés diluirla con un té y hacer un ice tea. Estas pequeñas ideas creativas te van a hacer consumir agua de forma continua.
  • 1 infusión + 1 vaso de agua: si sos adicta a infusiones como mate, té o café, tené en cuenta que cada vez que tomás una taza de eso deberías balancearlo tomando un vaso de agua. Si bien las infusiones son un 90 o 95% de agua, son diuréticas.

¿CÓMO REEMPLAZAR EL AZÚCAR?

  • Estevia: no contiene fructosa y lo ideal es que sea la hoja de estevia molida. Si no conseguís, leé bien la lista de ingredientes: hay marcas populares que, si bien en la caja dicen "stevia", cuando mirás los ingredientes, tienen azúcar.
  • Miel de abeja: es clave elegir una de buena calidad. La miel cruda o la miel manuka son de las mejores, aunque a veces son difíciles de conseguir.
  • Miel de caña: es muy nutritiva, rica en cobre, calcio, selenio, hierro y potasio.
  • Sirope de arroz: no contiene fructosa. Se digiere lentamente, sin generar picos de azúcar en sangre.
  • Puré de banana o de alguna otra fruta: alto en fibra y potasio, es un endulzante natural. Cuanto más madura, más dulce.
  • ATENTI: aunque estos endulzantes son más saludables, no dejan de ser azúcar, con lo cual hay que moderar su consumo. No porque sean saludables podemos abusar.

Receta: prepará tu ghee

Por Romina Molina, chef ( @almacenconsciente ).

Es la manteca clarificada, ideal para cocinar. Se puede conservar fuera de la heladera, en un frasco hermético.

¿Cómo se hace?

Colocá 500 g de manteca orgánica en una cacerola bien limpia y a fuego pelusa.

A medida que vaya apareciendo una espuma sobre la superficie, retirala con una cuchara de madera. Ojo: no revuelvas, así una parte se deposita en el fondo como sedimento.

Una vez que retirás toda la espuma y el ghee se torna de color dorado, apagá el fuego y dejalo enfriar.

Verté el ghee en un frasco de vidrio previamente esterilizado asegurándote de que el sedimento quede en el fondo de la cacerola.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.