Moda: lunares, la estampa que siempre vuelve

Remera de algodón, Markova, $1160. Camisa, Inédita, $1200. Pantacourt, Markova, $2960. Mocasines, Aldo para Grimoldi, $3200.
Remera de algodón, Markova, $1160. Camisa, Inédita, $1200. Pantacourt, Markova, $2960. Mocasines, Aldo para Grimoldi, $3200. Crédito: Martín Pisotti. Producción de María Salinas.
Verónica Del Valle
(0)
26 de diciembre de 2018  • 11:36

El popular estampado, conocido en todo el mundo con el término anglosajón "polka dot", es un print que nos da muchas posibilidades: puede resultar fresco y divertido, puede dar un aire súper elegante o lo podemos usar para darle un toque muy vintage a nuestro outfit. Y aunque es un clásico, vuelve con todo.

It girls como Jeanne Damas, Aimee Song y Olivia Culpo se mostraron en sus cuentas de Instagram luciendo lunares en varios de sus outfits; en la alfombra roja de los BET Awards, la rapera Remy Ma eligió un vestido a lunares de Karen Sabag, y Kendall Jenner también optó por esta tendencia cuando fue al programa de Ellen DeGeneres a principios de año con un minidress de Magda Butrym.

Infaltables en cualquier armario, los lunares además se prestan al juego: no tienen por qué ser siempre del mismo tamaño o color ni estar separados por la misma distancia.

Un poco de historia

Si retrocedemos en el tiempo, encontramos que en el siglo XIX comenzó un gusto por una danza campesina de origen checo cuyo nombre era "polka" (palabra bohemia que significa "mujer polaca"). Este baile se popularizó en toda Europa y después en Estados Unidos (gracias a la gran ola de inmigrantes). Se crearon clubes de polka y las bailarinas usaban chaquetas ajustadas y polleras con estampado de lunares. Con el tiempo, esta danza perdió su auge, pero los lunares quedaron y así nació su nombre: polka dot (dot por la palabra "punto" en inglés).

Eso sí, aunque de la danza de origen checo viene el nombre, es innegable la fuerte influencia que tuvo otra danza típica en su difusión. El flamenco español fue clave en la popularización de los estampados a lunares tanto en España como en el resto del mundo.

Moda lunar

Norma Smallwood, quien fue Miss America en 1926, posa para las fotos en una malla a lunares.
Norma Smallwood, quien fue Miss America en 1926, posa para las fotos en una malla a lunares.

La primera vez que este término apareció impreso fue en 1857 en Godey’s Lady’s Book, una revista de mujeres basada en Filadelfia. Pero el hito que instaló definitivamente el estilo polka dot ocurrió en Estados Unidos en 1926, cuando la entonces Miss America fue retratada posando con un traje de baño de lunares. Dos años después, Walt Disney creó a uno de sus personajes más entrañables, Minnie Mouse. Su atuendo: una pollera a lunares.

En 1928, Walt Disney crea a Minnie Mouse con su inolvidable falda.
En 1928, Walt Disney crea a Minnie Mouse con su inolvidable falda.

En la década del 40, el estampado a lunares llegó a las pasarelas de alta costura en París cuando Christian Dior los incluyó en su icónica y revolucionaria colección "New Look" en 1947. Y, como era de esperarse, la moda influyó fuertemente en las tendencias de Hollywood. Elizabeth Taylor, Lucille Ball, Marilyn Monroe, entre muchas otras actrices del momento, se convirtieron en grandes embajadoras del print a lunares.

Marilyn Monroe, con su clásico pin-up style, modela un polka-dot bikini (1951).
Marilyn Monroe, con su clásico pin-up style, modela un polka-dot bikini (1951).

Polka dots everywhere

De repente, los lunares proliferaron a través de toda la cultura pop. En 1965, DC Comics introdujo a un supervillano que usaba la fuerza de los lunares para luchar contra Batman y Robin: Polka Dot Man. Frank Sinatra capturó la apoteosis de la obsesión de los lunares con su balada "Polka Dots and Moonbeams" y Brian Hyland compuso en 1960 el hit superarchipegadizo "Itsy Bitsy Teenie Weenie Yellow Polka Dot Bikini" (sí, en 1984, la banda Viuda e Hijas de Roque Enroll versionó el tema en español, ¿te acordás?).

La popularidad de los lunares no frenó. Hacia fines de los 60, Bob Dylan usaba asiduamente camisas a lunares, y en los 80 este print empezó a ser asociado con el movimiento de contracultura rockabilly, que rendía tributo al clásico american rock and roll de los años 50.

El dúo escocés Strawberry Switchblade roqueó los lunares a principios de los 80.
El dúo escocés Strawberry Switchblade roqueó los lunares a principios de los 80.

En 1985, el video de la canción "Since Yesterday", del dúo escocés Strawberry Switchblade, fue un megatributo a los lunares. Las cantantes, Jill Bryson y Rose McDowall, se hicieron famosas no solo por su música, sino por su estilo llamativo, que siempre incluía el uso de lunares. En las pasarelas de los años 90 tampoco faltaron los polka dots. Yves Saint Laurent y Carolina Herrera fueron algunos de los diseñadores que más se destacaron por elegir este estampado en sus colecciones.

Julia Roberts en Pretty Woman (1990).
Julia Roberts en Pretty Woman (1990).

Y aun hoy los lunares no se fueron a ningún lado. Durante el mes de la moda primavera-verano 2018, el polka dot print estuvo a full, dando el presente en varios de los desfiles. Junya Watanabe colaboró con Marimekko y en la colección se vieron varios vestidos, tops y faldas con un estampado de lunares que combinaba a la perfección el estilo japonés de Watanabe con la identidad de la famosa casa de diseño finlandesa.

Marc Jacobs en la Gala del Met (2013).
Marc Jacobs en la Gala del Met (2013).

Los lunares también aparecieron en la colección de Valentino. En este caso, en una versión mucho más femenina y sutil con vestidos a lunares pequeños y en varios colores. Similar fue el caso de la colección de las hermanas Kate y Laura Mulleavy, de Rodarte, con prendas que, además de lunares, tenían detalles de volados, perlas y encajes: una onda ultrachic y parisina. Por el contrario, con una presentación de moda mucho más estridente y con el feel despampanante que los caracteriza, Domenico Dolce y Stefano Gabbana también incluyeron los lunares en su desfile de primavera/verano 2018.

El toque sofisticado y contemporáneo del uso de los polka dots lo dio Jason Wu en su colección de New York Fashion Week. Y como si esto fuera poco, los lunares también se vieron en las presentaciones de Alexandre Vauthier, Jacquemus (en nuestra línea del tiempo), Balenciaga, Saint Laurent, Blumarine, Carolina Herrera y Dior.

Ideas para este verano

Vestido, Markova, $5680. Camisa con apliques, Cibeles, $2646. Zapatillas, Adidas, $2799.
Vestido, Markova, $5680. Camisa con apliques, Cibeles, $2646. Zapatillas, Adidas, $2799. Crédito: Martín Pisotti. Producción de María Salinas.

  • Vestidos de líneas net, así contrastan con el estampado. Ideal para una salida de noche veraniega.
  • Shorts y una camisa con lunares, una buena mezcla de effortless y chic.
  • Un pañuelo con print polka dot a la cabeza combinado con un make up que destaque un delineado cat-eye, sexy y retro a la vez.
  • De manera más sutil en un accesorio como unas sandalias, una cartera o un bolso de playa.
  • Muy al estilo "Marilyn": un clásico bikini a lunares.

Corpiño con nudo culotte tiro alto, Luz de Mar, $1349 y $849. Camisa, Las Pepas, $3490.
Corpiño con nudo culotte tiro alto, Luz de Mar, $1349 y $849. Camisa, Las Pepas, $3490. Crédito: Martín Pisotti. Producción de María Salinas.

Maquilló y peinó Chechu Bukovac para Vardo. Agradecemos a Micaela Galarce por su colaboración en la realización de esta producción.

Además te mostramos 6 looks con toques deportivos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.