Morir por un beso: una pareja perdió a su bebé de 14 días por un herpes

Los papás y la beba que falleció
Los papás y la beba que falleció Crédito: The Sun
(0)
10 de diciembre de 2018  • 16:37

Una bebé de 14 días murió del virus del herpes y los doctores creen que falleció por un beso. Kiara, la hija de Kelly Ineson, respiró por última vez casi una quincena después de su nacimiento tras contraer una cepa del virus.

La madre y su prometido Thomas Cummins estaban encantados de recibir a la pequeña en julio de este año, pero la alegría se convirtió en un sentimiento desgarrador días después de que vieran cómo apagaban las máquinas que la mantenían con vida.

Ahora, después de la perdida, Kelly, de Dewsbury, West Yorkshire, ha emitido una dura advertencia para que la gente no bese a los bebés de otras personas.

Según el diario británico The Mirror, la corajuda mamá de 30 años dijo: "Los doctores nos dijeron que Kiara probablemente contrajo el virus a través del beso de alguien". "Siempre fuimos muy cuidadosos, no permitiendo que nadie se le acercara sin haberse lavado las manos. Nos preguntaron si recordábamos que alguien con un resfriado la hubiera besado, pero no lo recordamos y no hubiéramos permitido que eso pasara".

"He ido repasando cada pequeño detalle de lo que pasó en mi mente, desesperada por encontrar una respuesta para saber que pasó exactamente, pero no pienso que alguna vez consiga alguna y eso es lo que me está matando. Nunca ni en mis peores pesadillas imaginé que un beso podría matar a mi bebé, y no quiero que ningún otro padre pase por esto", agregó.

La mamá y la beba cuando tenía 24 horas
La mamá y la beba cuando tenía 24 horas Crédito: The mirror

Kelly, que tiene otros tres hijos de una relación anterior, estaba muy contenta al enterarse de que estaba embarazada en noviembre del año pasado. Pero su embarazo no fue fácil.

Una prueba que se ofrece a las embarazadas entre 10 y 14 semanas reveló que su bebé tenía un 5% de probabilidad de tener Síndrome de Down y, al momento del parto, el 29 de julio, tuvo dificultades. "En el hospital me hicieron un análisis de orina y salió verde así que entré en pánico, especialmente cuando me dijeron que Kiara había defecado en el útero porque sabía que podía ser muy peligroso".

Frente a esta situación, los médicos decidieron que lo mejor era realizar una cesárea y Kiara nació el 30 de julio, pero tuvo problemas para respirar y estuvo 48 horas en una incubadora.

Unos 10 días después en un control se dieron cuenta de que la beba perdía peso así que fueron al hospital donde dijeron que tenía una infección.

Fue trasladada a otro centro más especializado y sus niveles de oxigeno bajaron y los riñones dejaron de funcionar con lo cual necesitó diálisis.

"No podía dejar de pensar en el peor escenario. Cada vez que había algo de esperanza, algo más pasaba", dijo.

Los médicos finalmente descubrieron que se trataba del virus del herpes simple. Altamente contagioso, el virus es comúnmente conocido como la causa del herpes labial o genital, pero puede ser fatal para un bebé, cuyo sistema inmune todavía no está del todo desarrollado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.