Heráclito. Nada permanece, el cambio es el elemento primordial de toda la existencia