Walt Whitman. No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre