Opinión. No es sólo ropa; es una cultura