No hacer nada también es decidir