No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás se vivió