Norteamericano con raíces germanas

Eric D. Clark vuelve a Bs. As. para rematar el sonido del colectivo mexicano
(0)
14 de diciembre de 2001  

Está claro cuál será el plato fuerte (menú en este caso) de Electropura. Porque no hay dudas de que, pasada la medianoche de mañana, cuando los locales Boeing y Romina Cohn se retiren de la cabina, el sonido de Nortec Collective -en una formación trunca para esta ocasión- teñirá la atmósfera de Museum durante las horas centrales del festival internacional.

Sin embargo, para rematar la presentación de Monnithor (la dupla de Fussible y Bostich), Panóptica, Bostich y Fussible -en ese orden irrumpirá el seleccionado DJ de Tijuana-, volverá a Buenos Aires el moreno Eric D. Clark, a sólo dos meses de su última visita. Lo que es igual a decir que, cuando el sol del domingo esté por asomar, el líder de Whirpool Productions (sí, el genio oculto detrás de aquel hit inolvidable From: disco to: disco ), remixer de la diva Gloria Gaynor (entre otros artistas, por supuesto) y productor de sus discos (el LP Fur Dancefloor y cuatro trabajos en formato 12") mezclará en las bandejas el electro con lo latino, el garage con el techno pop... y quién sabe qué otra cruza de esas que siempre tiene en la manga.

¿Qué habría sido de este muchacho que ya pasó la barrera de los 40 y que viaja por una carretera electrónica con un estilo personal si se hubiera aferrado a su primer amor? Y... probablemente seguiría tocando el piano vertical que le regaló su padre cuando apenas tenía 5 años y se criaba en West Sacramento (California), o acompañando al coro de la iglesia que su madre dirigía, o amando la música y a Chopin por sobre todas las cosas. Pero por suerte para los oídos afinados en clave dance, los gustos musicales de D. Clark se expandieron ya pasada su adolescencia hacia el funk, punk, rock, y otros grooves lograron seducirlo con pasión al mismo tiempo que quedaba en evidencia su habilidad natural para girar discos.

Después de su paso con gloria por San Francisco, Eric hizo las valijas, cruzó el Atlántico y se hizo la Europa: primero con base en Francia y, más tarde, en Alemania, donde echó raíces. Por eso, ni bien alguien menciona su nombre se viene a la mente la imagen de un hombre lavandina. Nada más errado. Fue él quien conquistó a Colonia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.