Nuevos consumidores: cómo satisfacer a la nueva generación de "estresados"

.
.
Agustina Vissani
(0)
24 de enero de 2020  • 12:24

Hoy las personas ya no están consumiendo productos de la manera en que lo hacían antes. Los productos pasaron a segundo plano. A las marcas se les demandan emociones, experiencias, humanidad y todo eso es lo que tenemos que tratar de transmitir a través de nuestros emprendimientos . Por eso, la consultora de tendencias WGSN, en su informe "Future Consumer 2021", trasciende los valores demográficos para hacer hincapié en los psicográficos y analiza qué emociones están afectando a los consumidores y, a partir de eso, pensar: ¿cómo hacer para que te elijan?

Hoy analizamos a los "estresados", uno de los nuevos tipos de consumidores. En los próximos días te seguiremos brindando información sobre otros perfiles.

LOS ESTRESADOS

Hay una idea generalizada que apunta contra los millennials tildándolos de vagos. Se dice que se gastan sus ahorros en felicidades líquidas como viajes o tickets de recitales, que no se comprometen con sus trabajos y que solo piensan en el momento presente. Pero si hacés doble clic en esta generación que hoy tiene entre 20 y 40 años, descubrís que la realidad es muy diferente. Es que, lejos de ser vagos, están trabajando más horas por menores salarios que las generaciones anteriores. Cuando la generación X alcanzaba los 30-34, veía un incremento de sus ingresos de 30% comparado con la generación anterior. En cambio, los ingresos de los millennials van cayendo 4% año a año. Y no es precisamente que ganen peor porque trabajen menos. Su mentalidad online 24/7 hace que nunca dejen de trabajar. La encuesta Manpower, que consultó a 19.000 millennials de 25 países, dice que el 73% trabaja más de 40 horas semanales y un cuarto de ellos, incluso más de 50.

A esto se le suma la presión permanente por ser hiperproductivos, tener más likes en redes sociales, conseguir que las ventas crezcan, cambiarse a una dieta más saludable, cuidar el planeta (la ansiedad climática)..., lo que deriva en lo que algunos especialistas llaman "millennial burnout" (quemazón millennial).

La presión se vuelve denominador común en varios ámbitos de la vida. El tiempo y la atención se vuelven bienes preciados. Según la Harvard Business Review 2018, el 80% de los adultos norteamericanos declararon que sienten que no tienen suficiente tiempo para hacer todo lo que querrían hacer en el día. Se habla de los "pobres de tiempo" y sus consecuencias en los niveles de estrés. Está comprobado que esta sensación abrumadora de falta de tiempo tiene un impacto más negativo aun que estar desempleado.

¿Qué tenés que hacer vos con tu marca?

Los estresados, exhaustos y bajo presión son un grupo que necesita que las marcas les hagan la vida más fácil. Para lograrlo, hay varias cuestiones a tener en cuenta.

Dar soluciones antiestrés: haciendo uso de la IA (inteligencia artificial), hacés un research de data para poder anticiparte incluso a las necesidades del cliente y responder con soluciones antiestrés. Hay que estar ahí, respondiendo cada demanda, y la demanda es cada vez más rápida. Un ejemplo de este tipo de soluciones es la propuesta del e-commerce de Amazon + Whole Foods. Te dan dos horas después de que comprás para ver si querés agregar algo y podés sumarlo a la compra sin que se demore el tiempo de envío.

Limpiar tu e-commerce: si visualmente nuestro shop esta sobrecargado o es difícil de recorrer, abruma y hace que no nos quieran comprar. Invertir en una experiencia de usuario más simple es esencial tanto para obtener ingresos como para lograr optimización en buscadores. Simplificar es clave para ayudar a este grupo bajo presión y falto de tiempo. En esta línea, la marca Lululemons rediseñó su web en 2018, usando más lenguaje visual, menos texto y mayor "curaduría" de productos. Sus ventas crecieron en un 50%.

Tener productos héroes: el tiempo de la variedad, de los mil sabores de pasta de dientes, ya fue. Hoy se busca evitar el estrés de decidir. Quieren pocos productos, simples, claros, fáciles de usar y de elegir. La estrategia de "tener más productos significa vender más" produce un rechazo entre los consumidores, que se ven abrumados ante la variedad existente en las tiendas online y físicas. Un estudio de Columbia University dice que el norteamericano promedio toma 70 decisiones conscientes por día. Si como marca podemos simplificarle alguna, va a ser valorado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.